Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prevenir la hipertensión desde la infancia

La población infantil registra también una elevada presión arterial

Los cardiólogos norteamericanos especializados en el estudio de la hipertensión saben que Torrejón es algo más que una base aérea de la que tendrán que salir pronto los F-16 de su país. Desde hace unos años saben que en esa localidad madrileña se ha realizado una prueba científica, única en Europa, que demuestra que el 2,5% de la población infantil presenta unos niveles altos de presión arterial, lo que la hace propensa al accidente cardiovascular, primera causa de mortalidad entre los españoles.

El estudio señala que la hipertensión aparece a edades más tempranas de lo que se creía y que es en ellas en las que se puede realizar una labor de prevención eficaz. "Son pocas las familias de Torrejón de Ardoz a las que no hemos tomado la tensión en estos tres últimos años", comenta el doctor Manuel Luque Otero, jefe de la unidad de hipertensión del hospital Clínico de Madrid. Bajo su control se encuentra un grupo de jóvenes con edades en torno a los 18 años en los que se observó una tensión arterial más alta de la normal. Todos ellos residen en Torrejón, población en la que el Centro Municipal de Salud realiza, desde finales de 1984, un estudio con 2.947 niños de ambos sexos, entre los 6 y los 18 años.La doctora Nieves Martell, directora de ese centro de salud, dice que se trataba de "identificar precozmente a los hipertensos y de controlarlos adecuadamente para rebajar las tasas de mortalidad y morbilidad por enfermedades cardiovasculares".

Después de dos años de someter a controles periódicos a un sector de la población escolar elegido aleatoriamente, se supo que en 2,5% de los casos estudiados alcanzaba una tensión arterial por encima de la normal para su edad. Las conclusiones también revelaban datos significativos en cuanto a sexo, talla y peso y alimentación.

Se comprobó que desde los 15 años existen diferencias de presiones arteriales entre varones y hembras, que hasta esa edad se habían mantenido en niveles similares. El estudio revela que la presión airterial aumenta con la edad, si bien a partir de los 20 años la progresión es mucho más lenta que durante la infancia.

En los primeros años de la vida, las variables del peso y la talla son determinantes, aunque la presión arterial diastálica (o cifra mínima) está menos condicionada por el tamaño corporal a partir de los 15 años, debido a que ya son factores de tipo ambiental los que influyen de manera más decisiva y porque el cuerpo tiende a estabilizar su crecimiento.

Antigua polémica

El estudio intentó establecer la relación entre la ingestión de sodio y el aumento de la presión arterial, uno de los puntos sobre el que los especialistas mantienen una antigua polémica. Se observó que en los niños con niveles altos existía una relación "positiva" entre la media de excreción de sodio y la presión sistólica (o máxima).La doctora Martell cree que una reducción discreta del consumo de sal sería una medida adecuada para recomendar a la población en general, sin que ello signifique imponer rígidas restricciones, cuyo valor todavía es muy discutido".

También parece segura cierta relación entre el bajo consumo de calcio y la hipertensión. "A menos calcio, más hipertensión", resume el doctor Luque Otero, quien añade que, internacionalmente, todavía no hay una directriz uniforme que permita formular una recomendación pública más precisa. En cambio, está ya plenamente demostrado, asegura, que los tres grandes aliados de la alta presión arterial son la obesidad, el tabaco y el alcohol. La suma de los tres predispone claramente al accidente vascular.

El estudio realizado en Torrejón no se ha dado por concluido, pero los resultados alcanzados hasta ahora se han destacado ya en más de media docena de congresos internacionales.

En ningún país europeo se había realizado un estudio de estas características. Sólo en Estados Unidos se viene investigando con profundidad en los niveles de presión arterial de la infancia. Este trabajo les valió a los doctores Luque y Martell ser incluidos, en 1987, en la realización de un proyecto de la organización Mundial de la Salud (OMS), denominado Intersalt, en el que han participado 74 países, que tiene como finalidad investigar la relación entre el sodio y la presión arterial, cuyos resultados no se conocen todavía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de marzo de 1988