Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Pravda' cita el 1 de mayo para el inicio de la retirada de Afganistán

La URSS ha mencionado por primera vez una fecha concreta para el inicio de la retirada de sus tropas de Afganistan en un artículo publicado ayer por el diario Pravda, órgano del Partido Comunista, que cita el 1 de mayo próximo como posibilidad.El comentarista de Pravda, Vsevolod Ovchinnikov, señalaba que la próxima ronda de conversaciones entre Pakistán y Afganistan bajo los auspicios de la ONU en Ginebra puede ser "la final". "Si es posible firmar los acuerdos de Ginebra para el primero de marzo -y la parte afgana, a juzgar por todas las apariencias, tiene intención de aspirar a esto-, la fecha inicial de la retirada puede ser el primero de mayo", decía Ovchinnikov.

El comentarista, sin embargo, hacía recaer la responsabilidad de la solución del conflicto internacional en EE UU, al indicar que "el obstáculo no es la fecha del comienzo de la retirada de las tropas soviéticas, sino la fecha de interrupción de la ayuda americana a los dushmanos". El término dushmano (bandido musulmán) es utilizado por la URSS para designar a la guerrilla que se opone al régimen de Kabul.

Pravda afirmaba que la situación en las conversaciones de Ginebra es "favorable" y que hay consenso prácticamente en todo el conjunto de acuerdos necesarios. Añadía que los contactos mantenidos reflejan que existen condiciones internacionales positivas para regular la situación en Afganistán y reiteraba el calendario de doce meses dado por la URSS para retirar a todas sus tropas. Pravda insistía en que la liquidación de las bases de la guerrilla en Pakistán es previa a la retirada militar soviética, y mantenía que para darle tiempo a ello se ha establecido el período de retirada en 12 meses.

Moscú ha ido reduciendo progresivamente las condiciones que debería cumplir un Afganistan desalojado por las tropas soviéticas. Observadores occidentales opinaban ayer que el adelanto de una fecha por parte del órgano del PCUS tiene por objeto dar a EE UU garantías de las intenciones soviéticas. Washington se niega a interrumpir su apoyo a la guerrilla afgana en tanto la URSS no establezca una fecha fija.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de enero de 1988