Alfonsín asciende a Astiz y le pasa a retiro

"El lagarto se quedó sin cola" o "Feliz Navidad" son algunos de los títulos con los que los diarios porteños acogían ayer el pase a retiro obligatorio del ya capitán de corbeta Alfredo, Ignacio Astiz. El presidente argentino, Raúl Alfonsín, contrariando los criterios de su ministro de Defensa, Horacio Jaunarena, y desoyendo los consejos de importantes sectores de su partido, la Unión Cívica Radical (UCR), cumplió con la ley ascendiendo a Astiz a su empleo inmediato superior con retroactividad al 31 de diciembre de 1985, y ordenando asimismo el pase a retiro obligatorio del oficial de la Marina.

La doble decisión quedó plasmada en dos documentos: uno dirigido al ministro de Defensa en el que se fundamenta el paso dado por el presidente y otro, secreto, en el que se especifican las causas que aconsejan el retiro obligatorio de Astiz. Ambos textos han sido firmados por el propio Alfonsín en su calidad de comandante en jefe de las Fuerzas Armadas argentinas, realzando así la orden, dado que las instrucciones pertinentes podrían haber sido cursadas simplemente por el ministro de Defensa.

Retraso de uno o dos meses

El pase a retiro de Astiz no es automático, ya que debe de ser formalizado por el Estado Mayor naval, trámite que podrá retrasarse un mes o dos si en vez de iniciarse ahora se comienza tras las vacaciones del verano austral. En el ínterin, Alfredo Astiz podría desempeñarse ya con su nuevo grado como jefe de operaciones del destructor en que se encuentra embarcado con base en Puerto Belgrano.En el edificio Libertad, sede del almirantazgo, la noticia ha sido recibida con un ominoso silencio. "Ahora la pelota ha vuelto al campo de la Marina", comentó un miembro del Gobierno radical. No cabe, fuera de la insubordinación, un incumplimiento por parte de la Armada del retiro obligatorio dictado por Alfonsín, pero sí se esperan decisiones de pase voluntario a retiro que podrían incluir la del vicealmirante Ramón Arosa, jefe del Estado Mayor de la fuerza, lo que provocaría un maremoto de dimisiones en cadena en la cúpula naval.

La Armada ha mantenido en torno a Astiz un cerco de defensa en el correcto entendimiento de que constituía un símbolo tanto nacional como internacional de la guerra sucia contra la subversión desarrollada bajo la dictadura militar de 1976-1983. La Armada peleó bravamente por impedir en su tiempo el procesamiento de Astiz y, ahora, por lograr mantenerle en activo, pensando en otros oficiales menos conocidos que el citado pero que teniendo igualmente las manos manchadas de sangre civil podrán en el futuro emprender el mismo camino del retiro forzoso de este héroe contemporáneo.

Derechos humanos

Alfonsín, en su escrito al ministro de Defensa, recupera su mejor aliento de 1983 en defensa de los derechos humanos, y escribe a Jaunarena: "Las conclusiones, provenientes de los órganos encargados de la Administración de la justicia de la República, tornan procedente la adopción de la medida administrativa por la que se le reconoce el grado inmediato supe,rior, al desaparecer los obstáculos legales y reglamentarios que impidieran con anterioridad su ascenso (...).(...) Así las cosas, resuelta reglamentariamente la situación del citado oficial, preocupa ahora al presidente de los argentinos la eventual incidencia negativa que sobre la cohesión del cuerpo social podría significar mantenerlo en servicio como, a su vez, la repercusión que ello pudiera generar sobre las instituciones castrenses", señala el escrito del presidente argentino. "Es por ello", agrega, "que he apreciado en el correspondiente informe complementario fundado, que el capitán de corbeta don Alfredo Ignacio Astiz, no debe permanecer en actividad, debiéndose seguir el procedimiento correspondiente a tal efecto".

En su informe reservado, Alfonsín no sólo considera los crímenes en los que se vio envuelto Astiz sino igualmente su deshonroso desempeño como jefe de los lagartos -comandos de la infantería de Marina- en su breve ocupación de las Georgias del Sur durante la guerra de las Malvinas.

Lo dicho: ahora la pelota está en terreno de la Marina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 23 de diciembre de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50