Cigarrillos venenosos

Agencias

Los numerosos policías que custodiaban a Shinichi Hachiya y a su supuesta hija Mayumi no se inmutaron cuando la pareja, en mitad del interrogatorio, trató de calmar sus nervios con un cigarrillo. Apenas las primeras volutas de humo comenzaban a impregnar el ambiente, los cuerpos de los japoneses se quedaron rígidos y Shinichi caía fulminado por el veneno de una pequeña cápsula escondida en la boquilla del cuerpo del delito. Mayumi está ingresada en estado crítico en un hospital de Bahrain.Un denso silencio protege a la joven, cuyo rostro despertó las sospechas de las autoridades de Corea del Sur por su parecido con una agente secreta norcoreana de una activa organización japonesa incluida en la lista negra de Seúl.

Más información

Nadie sabe cómo, el bloqueo informativo es total. La pareja obtuvo sin problemas su tarjeta de embarque y sólo en el control de pasaportes les dieron el alto. El documento a nombre de Mayumi Akabe Hachiya resultó ser falso. Los empleados del aeropuerto internacional de Bahrain se sorprendieron cuando la policía anuló el viaje de los dos japones que debieran de haber abordado el vuelo 637 con destino a Roma de la aerolínea Royal Jordanian.

"Creemos que existe una conexión con el Ejército Rojo", ha declarado un diplomático surcoreano destacado en esa isla del golfo Pérsico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 01 de diciembre de 1987.

Lo más visto en...

Top 50