Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pinochet abandona Santiago antes del primer mitin de la oposición unida contra su candidatura

La oposición esperaba demostrar su respaldo popular en la concentración prevista para la noche de ayer (madrugada de hoy en España) en el céntrico parque O'Higgins, en Santiago, mientras el general Augusto Pinochet era declarado "visita non grata" por los mineros en Antofagasta, 1.100 kilómetros al norte. Pinochet prefirió ausentarse de la capital, como es su costumbre cada vez que hay un importante acto opositor al régimen. La policía de Santiago, sin embargo, dijo que dará facilidades para concurrir a la concentración, cuya seguridad estará a cargo de 1.000 voluntarios de la oposición.

Los dos oradores, Manuel Bustos, presidente del Comando Nacional de Trabajadores, y Juan Luis González, presidente de la Asamblea de la Civilidad, iban a efectuar un llamamiento para reactivar la movilización contra el régimen militar e inscribirse en el censo electoral. Bustos, en libertad bajo fianza por encabezar una huelga general en octubre, anticipó ayer que el acto, el primero de carácter unitario contra los intentos de perpetuación del régimen militar, es "el inicio del sendero del triunfo".

En el complejo minero de Chuchicamata, donde ayer concurrió Pinochet, los trabajadores del cobre declararon al jefe de Estado "visita non grata" y se abstuvieron de concurrir a comer en los restaurantes, en señal de protesta. En la víspera, unos 3.000 opositores marcharon por Valparaíso (100 kilómetros al este de la capital) reclamando la unidad de los partidos políticos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de noviembre de 1987