El camino de París

Tahar Ben Jellum eligió hace 17 años el camino de París. Atrás quedaban su Fez natal aquel Tánger cosmopolita que posibilitó en él una concepción más universal de la cultura y los círculos de estudiantes de Rabat y Casablanca, en los que consolidó una formación de intelectual de izquierdas, pero sin otra militancia que la de su propia conciencia. Ben Jellum, de 43 años, es el máximo exponente de la literatura marroquí en lengua francesa.Raquel Muyal, editora y propietaria de la librería de las Columnas, de Tánger, amiga personal del escritor, lo calificaba ayer como "un hombre que acepta el éxito con calma y madurez", que ha orientalizado la lengua francesa y que despierta un interés cada vez mayor en la juventud marroquí. El nuevo Goncourt fue la vedette del Salón Internacional del Libro de Marruecos, el primero que se organiza y con el que se pretende convertir a Casablanca cada año en la capital cultural del país. El pintor Mohamed Melehi, consejero personal del ministro de Cultura, Mohamed Benaisa, y años atrás compañero de Ben Jellum, dice que en el galardonado existe antes que nada "un sueño creador", que está por encima del idioma.

Más información

Desde Marruecos se ve a Ben Jellum en una triple dimensión: árabe, magrebí y europea, y a su obra, como el mayor exponente de lo local en el exterior, a caballo entre la dureza a la que se enfrenta diariamente el emigrante marroquí en Europa y la exaltación de su tierra natal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 16 de noviembre de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50