Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Pecado en Sev¡lla

Desearía a través de su periódico, ejerciendo el derecho constitucional de manifestarme públicamente, escribir respecto al conflicto suscitado en el mercado de pescado.Soy un trabajador eventual que por la gracia de esta demencial, inconcebible e intransigente postura de mayoristas y minoristas me he quedado sin trabajo; no han podido renovarme el contrato debido a las características del conflicto.

Estoy viviendo, imparcialmente, día tras día la situación de negociación, y creo opinar con conocimiento de causa, ya que los medios de comunicación, que deben informar con veracidad, lo hacen parcialmente o de manera incompleta.

Habría que preguntar primero a los señores mayoristas y minoristas en concreto qué es lo que reivindican, que se aclaren, que digan al pueblo llano que quieren mangonear los fondos públicos como en tiempos anteriores, y que no se basen en el traslado de la nave o la construcción del muelle. Entiendo que cualquier colectivo o asociación, sea de la naturaleza que sea, ejercite su legítimo derecho a reivindicar en este caso concreto mejores condiciones en su actividad profesional, pero lo que me parece incalificable es que amparándose en un derecho se busque concretamente consecuencias que nada tienen que ver con lo manifestado; está resultando que el conflicto es más ficticio que real, y es sólo una excusa para desprestigiar a la gerencia.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Pues si las condiciones de la nueva nave de pescado son deficientes -cosa discutible: deben ser sus técnicos los que deban determinarlas-, su disposición en cuanto a distribución de la lonja y puntos de ventas es inadecuada. ¿Por qué aprobaron en su día el proyecto así como el reglamento de interior.

Negociar no es tan difícil, y mucho menos cuando la gerencia está dispuesta al diálogo. Lo que sí es "difícil" es que con motivo del diálogo se frustren las expectativas de protagonismo de un partido político que dice ser andalucista, al "que le mueve el estar presente en el conflicto tan sólo los intereses del pueblo de Sevilla", si es verdad que le mueve el deber al ciudadano. No hay que ser muy listo para darse cuenta que la infraestructura del nuevo mercado El Barranco es la más idónea para afrontar las exigencias del Mercado Común en cuanto a calidad, higiene y manipulación. Es demencial seguir en la antigua nave, con algo más de una década de funcionamiento, que viene mostrando deficiencias desde el primer día de servicio, con una pobre construcción, donde las ratas campan, la inseguridad del firme la hace intransitable, etcétera. ¿Cómo no se pusieron en huelga entonces y ahora sí? Pues muy sencillo, porque los intereses que representan coinciden hoy con los que en su día ordenaron su construcción. Además, los señores ediles, en su reiteradas visitas, lo han podido comprobar. Todo lo que expongo es demostrable, y como siempre, a la clase trabajadora nos toca pagar el pato de estos señores políticos que encima de destruir dicen ser salvadores de los menos pudientes. No entiendo a qué clase se refieren: ¿a la del pueblo o a la de la poltrona? A más de uno se le va a indigestar el pescaíto, la sal y la gracia.-

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS