El colegio que niega la entrada a un niño portador del SIDA cerrará si pierde la subvención

El colegio religioso María Goretti, de Durango, que expulsó a un niño con anticuerpos del SIDA cuya madre había fallecido a consecuencia de la enfermedad, podría cerrar sus puertas si el Gobierno vasco retira la subvención que concede al centro por no readmitir al alumno. Un portavoz del colegio declaró el martes que "no se puede vivir sin esa subvención" que supone 30 de los 35 millones de presupuesto del María Goretti.La resolución del expediente abierto por el Ejecutivo autónomo al centro, en el que, estudian 425 niños, será efectiva a partir de la firma del responsable del Departamento de Educación, que, según fuentes oficiales, se producirá hoy. El Gobierno de Vitoria estima que ha habido un incumplimiento grave de las obligaciones asumidas con la firma del concierto y por ello decide rescindir el acuerdo suscrito entre el Ejecutivo y el colegio en septiembre del año pasado. El concierto quedará sin efecto, según la resolución, el próximo día 15.

El María Goretti, que una vez que conozca de forma oficial la retirada de la subvención pondrá el caso en manos jurídicas, estima que la decisión del Gobierno no sólo no resuelve la situación, sino que crea un nuevo conflicto. "Son 400 alumnos que se pueden quedar en la calle, no solucionándose, además, el problema inicial", precisó un portavoz.

Israel Pagalday, de tres años, fue expulsado del centro, regido por las hermanas pasionistas, en enero pasado, abriéndose a partir de entonces un largo contencioso entre la Administración y la dirección del colegio, apoyada por padres y personal laboral.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS