Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CITA EN LA CIUDAD DE LOS CANALES

La "cumbre" analiza la apertura de Gorbachov

Los dirigentes occidentales reconocieron ayer en Venecia, por primera vez de forma colectiva, la importancia de la nueva política del líder de la UR SS, Mijail Gorbachov, al afirmar que deben "permanecer alerta y vigilantes" en su respuesta, pero que prestarán atención "no sólo a las declaraciones soviéticas, sino también a los hechos". El debate sobre cómo responder a la apertura del líder soviético, que ha conseguido más credibilidad que Ronald Reagan ante los europeos, ha sido el tema político más importante discutido por los jefes de Estado y de Gobierno de los siete.

La declaración política de la cumbre, que fue emitida ayer -hoy concluirá la reunión con un comunicado económico-, sugiere grandes dudas y recelos sobre qué camino seguir frente a Moscú y revela la dificultad de ofrecer una respuesta conjunta y sugerente. El secretario de Estado norteamericano, George Shultz, declaró anocillie que la estrategia norte americana de "fuerza, realismo en la evaluación de la URSS y voluntad negociadora" es un "éxito sorprendente'" y hace "muy posible" un próximo acuerdo de reducción de armas nucleares.La declaración política de Venecia hace referencia a que, desde que los siete se ¡reunieron el año pasado en Tokio, se han abierto nuevas oportunidades para el progreso en las relaciones Este-Oeste y siguen con "gran interés los últimos acontecimientos en las políticas internas y exteriores de la URSS". Y añaden: "Prestaremos atención no sólo a las declaraciones soviéticas, sino también a los hechos". Los dirigentes occidentales expresan su esperanza de que mejoren las relaciones entre los dos sistemas, pero admiten la existencia aún de "profundas diferencias".A pesar del ruido que ha querido hacer EE UU con la crisis del golfo Pérsico -punto en el que sólo ha conseguido un blando comunicado de defensa de la libre navegación y apoyo diplomático para buscar una solución "justa y eficaz" a la guerra IránIrak a través del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas-, el espíritu de Gorbachov ha dominado políticamente la reunión de Venecia.

Las tres horas y media de la cena de apertura, en la noche del lunes, se dedicaron fundamentalmente a discutir una nueva estrategia occidental ante el cambio cualitativo que los audaces movimientos del Krenilin están produciendo en las rela.ciones EsteOeste.

"Los líderes" (todos ellos han tenido oportunidad (le ver a Gorbachov en los últimos 18 meses) 11 compararon notas de lo que está pasando en la URSS, y éste es el tema que más les interesó",informó Shultz. Para el presidente francés, Frangois Mitterrand, la discusión no debió resultar tan apasionante, ya que abandonó la sobremesa y se fue a pasear por Venecia.El trabajo de los 'sberpas'

Los grandes no dedicaron un solo minuto de la cena a la crisis norteamericana del Golfo. Simplemente, ante las presiones de Reagan, encargaron a los sherpas (los segundos que preparan los comunicados) que trabajaran durante la madrugada para incluir alguna referencia que dejara satisfecho a Ronald Reagan sobre la situación en el golfo Pérsico. "Era lo que buscábamos", dijo con no demasiada convicción el presidente estadounidense.

Los europeos no han concedido, sin embargo, carta blanca a la Administración norteamericana para atacar a Irán, posibilidadque han barajado insistentemente Reagan y sus colaboradores desde su desembarco en Europa la pasada semana. Tampoco se ha atrevido Washington a intentar -algo que sugirió en las primeras horas de la cumbre- la declaración concertada de un embargo de armas contra los dos beligerantes.

En Venecia se ha alcanzado también una mayor convergencia occidental sobre euromisiles y cohetes de alcance más corto. El consenso en la respuesta a Moscú -confla Washington- será concretado el jueves y el viernes por los ministros de Exteriores de la OTAN en Reikiavik (Islandia). Sin embargo, el comunicado de la cumbre no se refiere específicamente a los euromisiles y habla sólo de buscar un aumento de la seguridad "al nivel más bajo de armamentos". Tampoco formula un expreso apoyo a la posición de EE UU en Ginebra.La declaración pide "refórzar la estabilidad convencional a niveles más bajos de fuerzas y la total eliminación de armas químicas". Se trata de un proceso, explicó Shultz, del que los cohetes de corto y medio alcance son sólo una pieza y que debe incluir también las armas estratégicas..

En Venecia se ha reafirmado que continúa siendo importante la disuasión nuclear, y no se menciona la guerra de las galaxias. En definitiva, concluyen los líderes occidentales, el objetivo es "estabilizar la competición militar entre el Este y el Oeste en los niveles más bajos posibles de armas".

El documento político de la cumbre de Venecia contiene tarnbién una fuerte declaración antiterrorista, que confirma, a pesar de la venta de armas norteamericanas a Irán, la política de no ceder ante "los terroristas o sus promotore?.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de junio de 1987

Más información

  • Washington no consigue carta blanca de sus aliados para atacar a Irán