Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jefe del Ejército del Aire chileno llega a Madrid para negociar con directivos de CASA

El general chileno Fernando Matthei, jefe del Ejército de¡ Aire y miembro de la Junta Militar que gobierna el país desde 1973, llegó ayer en visita privada a Madrid para entrevistarse con directivos de la empresa Construcciones Aeronáuticas, Sociedad Anónima (CASA). Matthei dijo a su llegada que no venía a firmar un nuevo contrato de compra de aviones, aunque sí estaba dispuesto a "explorar e intercambiar ideas que vendrán a fructificar después de dos o tres años".

El general Matthei, conocido como el miembro más aperturista de la Junta chilena, aseguró que el Gobierno español sabe de su visita "y está perfectamente de acuerdo" con sus actividades en España. En Madrid, donde permanecerá hasta primeras horas de mañana, tiene previsto entrevistarse con el teniente general retirado del Ejército del Aire Emiliano Alfaro Arregui, asesor de CASA, y con un alto representante de esa empresa, probablemente, según fuentes cercanas al dirigente chileno, el presidente de la empresa, Javier Álvarez Vara.Desde Madrid, el general Matthei, de 61 años de edad, seguirá viaje hacia la República Federal de Alemania y el Reino Unido, en una gira destinada a satisfacer las necesidades de armamento de Chile y de la que no se había informado oficialmente hasta ayer en Santiago.

El general Fernando Matthei, que llegó a Madrid en un vuelo de Iberia, en clase turista, fue recibido en el aeropuerto de Barajas por el ex presidente de CASA Carlos Marín, el hombre con el que Chile firmó en el pasado un contrato de compra de aviones C-101 y que hoy es "buen amigo" del miembro de la Junta chilena.

"Conversar de proyectos"

Sobre el contenido de sus conversaciones en la capital española, Matthei dijo: "Vamos a conversar, naturalmente, de proyectos". "Hemos trabajado en conjunto muchos años y eso trae consigo, naturalmente, buenas relaciones, y queremos mantener esas buenas relaciones con la industria, con el Ejército del Aire; ver cómo se están portando nuestros aviones acá y contarles que sus aviones allá se están comportando magníficamente. Son, como ustedes saben, aviones netamente de entrenamiento y estamos muy contentos con ellos".

En la última década, España ha vendido a Chile 37 aviones C-101, modelo diseñado como un aparato de entrenamiento pero capacitado también para el combate. A cambio, el Gobierno español ha comprado varias decenas del avión chileno Pillán, un modelo muy pequeño, casi exclusivamente utilizable para prácticas de vuelo y del que el propio Matthei es uno de los diseñadores.

El general chileno negó que tenga pensado firmar ningún contrato en España, pero añadió que "siempre se está explorando". "Obviamente", afirmó, "cada vez que se conversa se están lanzando ideas, pero son ideas que vendrán a fructificar dentro de dos o tres años. Ustedes están haciendo aviones, nosotros podemos hacer esto, podemos intercambiar. ¿Por qué vamos a mandar toda la plata nuestra a países ricos? ¿Por qué no hacemos algo entre nosotros, que estamos a una escala más baja? ¿Por qué no les ayudamos nosotros a ustedes y les compramos aviones y ustedes nos venden a nosotros?".

El alto dirigente del régimen chileno aseguré que no tiene previsto ningún encuentro con funcionarios del Gobierno español y añadió que "no hay necesidad de entrevistarse". "Ellos están en elecciones ahora", dijo, "y nosotros estamos preparando elecciones allá. De modo que estamos ambos en precampaña. Nosotros estamos en transición a la democracia, los partidos políticos están ya tomando forma...".

Fernando Matthei dijo estar al tanto de la polémica suscitada en España por la venta de armas a Chile, pero calificó ésta como un error. "Yo no comparto una crítica de ese tipo, creo que es un error, porque España necesita también exportar su tecnología y mantener buenas relaciones con otros países. Los Gobiernos duran normalmente tan poco en la historia de los países, son tan transitorios, que fijarse en esas cosas..., Chile ha pasado por un momento difícil de su historia y fijarse nada más que en eso yo creo que es un error. Yo creo que una nación generosa como España no debería hacer eso. Nosotros tampoco nos hemos fijado siempre en el Gobierno que ha tenido España, y España ha tenido todo tipo de Gobiernos y siempre ha sido amigo".

El jefe de la Fuerza Aérea chilena explicó que su país no necesita recurrir a España para comprar armas porque, dijo, "tenemos las puertas abiertas en Francia, en Alemania...". Agregó: "¿Pero por qué sólo en esos países?, ¿por qué no ayudamos a España? Y entonces venimos a aquí y nos critican. Queremos hacer algo para trabajar juntos, para que no vaya toda la plata a los países ricos".

En contra de los argumentos esgrimidos a veces por portavoces del Gobierno español, el general Matthei admitió que los aviones vendidos por España pueden considerarse como material militar. "Por susupuesto que es armamento", dijo. "Los aviones, aunque son de entrenamiento, están previstos para la defensa nacional". Descartó, sin embargo, que estos aparatos pueden ser utilizados por el Gobierno en misiones de represión contra la oposición interna. "¡Si no hay subversión en Chile! Hay terrorismo, igual que aquí. Usted no va a usar los F-18 del Ejército del Aire contra la ETA; bueno, allá tenemos igual que la ETA, no hay más que eso".

Matthei afirmó, en todo caso, que el Gobierno español "nunca nos ha puesto condiciones políticas" para la venta de armas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de mayo de 1987

Más información

  • El general Matthei afirma que el Gobierno español aprueba sus gestiones