Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guerra afirma un crédito en Buenos Aires por valor de 130 millones de dólares

El vicepresidente español Alfonso Gnerra, concluyó ayer su viaje a Argentina, donde transmitió al presidente, Raúl Alfonsín, la solidaridad del Gobierno y del pueblo españoles con el régimen democrático. Durante su estancia de apenas cuatro días en Buenos Aires se firmó la concesión por España de un crédito blando a Argentina por valor de 130 millones de dólares (unos 16300 millones de pesetas).

Guerra se entrevistó en dos ocasiones con Alfonsín y vio junto a éste, en la Quinta de Olivos, la emisión del mensaje presidencial en que anunció el envío al Congreso de la ley de obediencia debida, con la que se pretende poner fin a la crisis militar iniciada hace ahora un mes.Preguptado sobre esta ley, Alfonso Guerra declaró que "Alfonsín ha tomado una decisión de gran responsabilidad; es un hombre que tiene la virtud dé creer en lo que hace y en lo que dice, y está convencido de que esta ley es lo mejor para Argentina". Guerra señaló las divergencias y paralelismos entre las transiciones democráticas de Espafía y Argentina y recordó que aquí se ha repetido Nuremberg", en referencia a los procesos contra los miembros de las juntas militares.

El vicepresidente, que viajó acompañado por el secretario de Estado de Cooperación Internacional, Luis Yáñez, reiteró en una conferencia de prensa el apoyo del Gobierno de Madrid a la iniciativa de Contadora para conseguir la paz en América Central. "No entiendo cómo un país pobre, de dos millones de habitantes, como Nicaragua, puede poner en peligro a un coloso como Estados Unidos", dijo.

Respecto de la venta de armas españolas a Irán e Irak, Guerra dijo que el Gobierno tiene decretado un embargo, y que las empresas que vendieron esas armas deben ser investigadas y, si se demuestran los hechos, convenientemente sancionadas por violar tal embargo.

España tendrá un papel activo en la Comunidad Europea para estrechar las relaciones y la cooperación entre Europa y América Latina, aseguró el vicepresidente. En cuanto a Argentina, Madrid quiere desarrollar todo tipo de relaciones, tanto económicas y comerciales como técnicas y culturales.

El crédito concedido a Argentina está destinado a la financiación de exportaciones españolas de bienes de equipo y a la realización de proyectos por empresas españolas en Argentina. Tendrá un plazo de amortización de 20 años, con un periodo de gracia de cinco años y un 3% de interés.

Durante su estancia en Buenos Aires, Guerra participó en la agamblea del Instituto Internacional de Prensa, se entrevistó con el vicepresidente argentino, Víctor Martínez, y mantuvo una reunión con españoles residentes en Argeiitina, así como con la Agrupación Socialista Española, formada principalmente por viejos militantes del PSOE que se exiliaron en este país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de mayo de 1987

Más información

  • El vicepresidente español elogia a Alfonsín