Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SANIDAD

Una coordinadora de médicos residentes pide que se mantenga la distribución de plazas por autonomías

Una coordinadora de aprobados en las pruebas selectivas para médicos internos residentes (MIR) de distintas comunidades autónomas, que debían haber tomado posesión de su plaza el viernes pasado, ha pedido al Ministerio de Sanidad que no ceda a las presiones de la asamblea de la "autodenominada Coordinadora de Residentes", reunida en el hospital Ramón y Cajal de Madrid, y mantenga la distribución de las plazas para MIR por comunidades autónomas. La nueva coordinadora considera que la asamblea permanente instalada en el hospital Ramón y Cajal representa sólo a la minoría de los aprobados este año, que son de Madrid, es "antidemocrática y está manipulada" por las organizaciones médicas de Madrid.

La nueva coordinadora, formada espontáneamente por los médicos procedentes de distintas comunidades autónomas de fuera de Madrid que han aprobado el examen para acceder a las plazas de MIR, presentó en la mañana del sábado en la oficina de registro del Ministerio de Sanidad un escrito en el que denunciaba que no fue avisada de la suspensión de la distribución de plazas, aplazada, según su opinión, "por la presión de una autodenominada coordinadora de residentes, cuya representatividad es cuestionable, ya que no ha sido elegida de forma democrática dando oportunidad a todos los interesados de emitir su voto".Según la nueva coordinadora, en la asamblea permanente reunida en el hospital Ramón y Cajal sus miembros fueron "abucheados e insultados, acordándose seguir con las medidas de boicoteo a la adjudicación, sin tener en cuenta la masiva ausencia de aprobados de fuera de Madrid, que no se habían enterado de la convocatoria de la aludida asamblea".

El conflicto de los MIR se desencadenó al hacerse público en el Boletín Oficial del Estado de pasado lunes, día 16, la distribución de las plazas convocadas -1.848- para este año. Tradicionalmente, aquellos que obtienen una mejor puntuación eligen el centro donde quieren formarse como especialistas. Este sistema sigue vigente este año, pero, por primera vez, el número de plazas para cada especialidad está repartido entre los hospitales docentes de las distintas comunidades autónomas. Este reparto ha originado que sean menores las plazas adjudicadas a los grandes centros hospitalarios de Madrid, considerados con mejor calidad docente. Según fuentes del Ministerio de Sanidad, esto es una consecuencia de la ley general de Sanidad, en vigor desde hace menos de un año, que obliga a que se coordinen y repartan recursos con las autonomías.

En cifras absolutas, a Madrid le corresponde el mayor número de plazas, seguida de Cataluña y Andalucía. Extremadura se sitúa en último lugar. En la primera distribución de las plazas sólo se habían incluido 25 en el denominado "cupo general", no adjudicadas a ninguna comunidad autónoma concreta. Ante las protestas de los MIR y pre-MIR de Madrid, el ministerio rectificó la orden aparecida en el BOE aumentando en 13 el número de plazas y las redistribuyó, quedando 138 en el cupo general. A pesar de ello, la asamblea realizada el sábado en el Ramón y Cajal decidió continuar con las movilizaciones hasta que el total de plazas, 1.861, se consideren de cupo general.

Para el grupo de "pre-MIR" de otras provincias, "la distribución de plazas por autonomías no supone merma mayor de la capacidad de elección que la ya existente en la decisión de la especialidad a cursar, lo cual es más importante que el hospital o centro sanitario en que se realice la formación". Según la Organización Médica Colegial, Madrid es la única comunidad autónoma que merma con respecto a la convocatoría del año pasado (un 6,8%), pero "es preciso considerar que, si los futuros especialistas decidiesen voluntariamente inclinar el 7,3% del cupo general hacia Madrid, esta comunidad, autónoma podría verse beneficiada en 0,5%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de febrero de 1987