Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las reformas de Gorbachov afectarán a sus aliados, reconoce un responsable de la RDA

Las reformas comenzadas por Mijail Gorbachov "van a tener, naturalmente, muchos efectos" en Europa del Este y en otros países, afirma Hermann Axen, de 70 años, miembro del Buró Político, secretario del Comité Central del Partido Socialista Unificado de Alemania (PSUA) y presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento de la República Democrática Alemana (RDA). "Todo progreso de la URSS refuerza al socialismo, al Pacto de Varsovia y al sistema mundial socialista en su totalidad", estima.

¿Pueden estas reformas hacer resurgir temores en algunos Gobiernos de la Europa del Este de una nueva primavera de Praga en alguno de esos países? Axen replica: "Nosotros no tenemos en nuestro vocabulario ese término de primavera de Praga. Para nosotros, el socialismo es la primavera. Nosotros nos adherimos a esas bellas palabras de un poeta francés que decía que el comunismo significa el rejuvenecimiento del mundo. Todos estamos redoblando nuestros esfuerzos para cumplir mejor la misión histórica del socialismo, en pro de la paz y el progreso. Todo lo demás son especulaciones. En 70 años ha habido muchas especulaciones y pronósticos que han acabado como una pompa de jabón. Hay que partir de las realidades. Por ejemplo, con la cumbre de Reikiavik ha crecido notablemente el prestigio de la Unión Soviética".No obstante, al menos por las informaciones que han circulado en Occidente, el dirigente de la RDA, Erich Honecker, pasó silenciosamente sobre estas reformas en sus recientes discursos. "Las declaraciones de Honecker", puntualiza Axen, "tienen otro contenido de lo que ustedes entendieron o quieren entender". Honecker añade, "ha manifestado, por el contrario, un acuerdo de principio, y muy firme, de amistad con la Unión Soviética y de las conquistas históricas que logramos con la Revolución de Octubre y que logró el Estado soviético", y "apoyamos las resoluciones del 27º congreso del PCUS (Partido Comunista de la Unión Soviética), que están orientadas al perfeccionamiento socialista de la Unión Soviética y a alcanzar posiciones prioritarias en la tecnología internacional".

Y prosigue: "Apoyamos el objetivo y la intención de mejorar, de aumentar el nivel de vida material y cultural del pueblo soviético rápidamente, con la política social que tienen pre vista, y al mismo tiempo apoyamos su decisión de desplegar ampliamente la democracia socialista y su contenido, y en las condiciones y tradiciones de la Unión Soviéticas". Axen recuerda que "el programa de nuestro partido, PSUA, aprobado en 1976, y que sigue vigente, dice que la dirección principal del Estado en la RDA es la profundización de la democracia social".

Axen se refiere a las "sospechas de que haya diferencias y matices", para comentar que el deseo es el padre de la idea". "Hay, naturalmente, diferencias en la metodología de desarrollo, pero eso no es nada nuevo", comenta, y "no hay país socialista que sea copia de otro país socialista, pues las situaciones históricas y concretas y las condiciones nacionales son demasiado diferentes".

En la RDA ya no se habla de una reunificación de Alemania, "porque existe un Estado socialista alemán y un Estado capitalista alemán, y el socialismo y el capitalismo no pueden unirse, como no se puede unir el agua con el fuego: La unificación desde la base de la contradicción social es imposible". Y añade: "Tampoco serviría a los intereses de seguridad en Europa, pues la existencia de estos dos países alemanes soberanos que coexisten pacíficamente es un aval para esta seguridad".

Conversaciones en Madrid

Al frente de una nutrida delegación parlamentaria, Axen llegó el pasado miércoles a Madrid, donde mantuvo "conversaciones detalladas" con el presidente del Gobierno, Felipe González, y el vicepresidente, Alfonso Guerra; el titular de Asuntos Exteriores, Francisco Fernández Ordóñez; las comisiones de Exteriores del Congreso y del Senado y miembros de la ejecutiva del PSOE, es decir, "con todas las fuerzas decisivas del Gobierno, del Parlamento y del partido más influyente".Hermann Axen, que hoy regresa a la RDA, considera que con sus interlocutores españoles ha habido "una gran convergencia sobre la evaluación de la situación política mundial", y añade: "La opinión del Gobierno español, dirigido por el PSOE, es para nosotros muy importante".

El partido socialdemócrata (SPD) de la RFA y el Partido Socialista Unificado de Alemania llegaron recientemente a acuerdos para un pasillo desnuclearizado y una zona libre de armas químicas en Centroeuropa. Últimamente se han reforzado los contactos entre los partidos comunistas de Europa del Este y los socialistas de Europa occidental. "Europa", explica Axen, "es, por otra parte, un continente más densamente poblado, y sobre todo es el continente por el que pasa la línea divisoria que divide el socialisino del capitalismo. La línea que divide la OTAN del Pacto de Varsovia es una línea neurálgica, y eso se siente particularmente en un país como la RDA".

"Es comprensible, pues, el interés de todos los Estados y partidos socialistas y socialdemócratas de Europa y de los partidos comunistas, partidos obreros de Europa, de ponerse de acuerdo en el tema básico de la paz", prosigue, pues, "por hablar en los términos de nuestros colegas del SPD, la seguridad no se logra uno contra el otro sino uno con el otro; vivimos en una misma casa europea, y esta casa no debe derrumbarse ni por el techo ni por los cimientos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de febrero de 1987

Más información

  • Declaraciones de Hermann Axen, jefe de la comisión parlamentaria de Exteriores