_
_
_
_
Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Un oasis de racionalidad

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

El por lo general paupérrimo panorama arquitectónico de la España de posguerra contó con una excepción, que no tuvo que ver únicamente con el talento individual de un arquitecto. Me refiero a lo realizado por el Servicio de Regiones Devastadas y por el Instituto Nacional de Colonización, el primero de los cuales fue creado por el régimen franquista en la temprana fecha de enero de 1938.La acción de ambos organismos estuvo orientada a la reconstrucción planificada de aquellos asentamientos urbanos que habían sufrido durante la guerra civil una destrucción equivalente o mayor al 60% de su edificación, aunque lo más significativo de su actividad estuvo centrado en las pequeñas localidades rurales.

Más información
El MOPU recuerda la reconstrucción en el franquismo de ciudades devastadas

Por un conjunto muy diverso de factores, entre los que la ubicación excéntrica, el carácter rural, la modestia de los recursos y el sentido unitario de la obra desempeñaron un papel relevante, el caso es que fue en esos pueblos donde se pudo llevar a cabo lo que en cualquier otro contexto de la España de los, años cuarenta resultaba impensable.

Espíritu moderno

En estos nuevos pueblos agrarios se produjo, efectivamente, una arquitectura de corte racionalista, identificada con los presupuestos del movimiento moderno, lo cual era rechazado política y estéticamente en el resto del país. En este sentido, las construcciones del Servicio de Regiones Devastadas constituyeron el único eslabón entre el espíritu arquitectónico moderno de antes de la guerra y el que se iría produciendo a partir de los años cincuenta en España.

La mezcla de planteamientos racionalistas en el diseño de tipologías estándares -de gran ductilidad y polivalencia-, la claridad y la sencillez de los trazados, el estudio riguroso de las necesidades y peculiaridades socioeconómicas del lugar y la realización de una encuesta solvente sobre los elementos más característicos de la arquitectura popular dieron como fruto algunas obras verdaderamente ejemplares, que han pasado a la historia de la arquitectura española contemporánea.

Fueron los casos, entre otros, de Titulcia, Seseña, Nules, Brunete, Esquivel, Vegaviana, Montarrón.

Por una parte, esta experiencia tuvo una influencia extraordinariamente benéfica en la formación de una nueva generación de arquitectos, entre los que hay que destacar a Alejandro de la Sota y José Luis Fernández del Amo, y, por otra parte, sirvió como estímulo inspirador a sucesivas generaciones posteriores.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_