Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL FALLECIMIENTO DEL AUTOR DE "EL LABERINTO ESPAÑOL"

Don Geraldo

El hispanista británico Gerald Brenan falleció ayer poco después a las once de la noche, a los 92 años, de una parada cardiaca, en su domicilio de La Cañada de las Palomas, en el pueblo malagueño de Alhaurín el Grande, donde residía desde 1968. El autor de El laberinto español, libro escrito en 1943, "uno de los testimonios más entrañables y más luminosos jamás redactados sobre este país", en palabras de otro hispanista, el irlandés lan Gibson, murió plácidantemente, "como una vela que se apaga", según su médico, Francisco Burgos.

"Don Geraldo", como le conocían los habitantes de la localidad malagueña de Alhaurín el Grande, donde Brenan había fijado su residencia tras la muerte de su esposa, nació el 7 de abril de 1894 en la isla de Malta, en la que su padre se encontraba destinado como oficial del Ejército imperial británico.Brenan llegó a España tras abandonar la carrera militar con el grado de capitán. Aunque su padre aceptó de mala gana esta decisión y no ocultó su preocupación ante las veleidades literarias de su hijo, Brenan se alistó para participar en la I Guerra Mundial.

El 13 de enero de 1920, después de recorrer a pie el casi centenar de pueblos y aldeas que jalonan la ladera sur de Sierra Nevada, terminó por instalarse en la localidad de Yegen, donde viviría cerca de 10 años, y que inmortalizó más tarde en su obra Al sur de Granada. La guerra civil española le sorprendió en tierras andaluzas, experiencia de la que nació el libro El Laberinto español. Cuando estalló la guerra, Brenan se encontraba en Churriana, a ocho kilómetros de la capital malagueña, localidad en la que se había instalado a raíz de su matrimonio con la poetisa norteamericana Gamel Woosley.

Después, la vivencia de los acontecimientos de la guerra civil, en la que desempeñó la labor de corresponsal de Prensa, así como sus simpatías por la legalidad republicana, influirían decisivamente en la posterior evolución de su obra literaria y de investigación.

En 1968, poco después de la muerte de su esposa, se trasladó a la Cañada de las Palomas, en Alhaurín el Grande, donde vivió en compañía de su sobrina Lynda Nicholson, quien le ayudó a escribir su Biografía de san Juan de la Cruz.

El 14 de mayo de 1984 fue trasladado a una residencia de ancianos del Reino Unido, sin que sus amigos de la Costa del Sol fuesen advertidos de su marcha. Se instaló en la localidad de Pinner, al sur de Londres. Hasta allí fue acompañado por el marido de su sobrina y heredera, el pintor sueco Lars Pranger. A los pocos días de su estancia en la nueva residencia, Brenan se sintió profundamente deprimido. Ante esta situación, tanto el Ayuntamiento de Alhaurín como la Junta de Andalucía iniciaron gestiones para organizar su regreso a España. Tras mostrar su deseo de vivir en Alhaurín a su vuelta, ésta se produjo, tras un arreglo con los Pranger y una serie de medidas para cuidado del escritor tomadas por la corporación, el 21 de junio de ese mismo año.

Precisamente, el Ayuntamiento de Alhaurín dio en 1983 el nombre de Camino Gerald Brenan a una calle de la localidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de enero de 1987