Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ECOLOGÍA

Malestar en Palomares en el 21º aniversario del accidente

Numerosos vecinos de Palomares, incluida la alcaldesa pedánea, Antonia Flores, han expresado su malestar por la actitud que mantienen las autoridades respecto a esta localidad almeriense, donde hace 21 años chocaron dos aviones militares norteamericanos, un B-52 y un nodriza, con un balance de siete muertos y cuatro bombas termonucleares diseminadas por las inmediaciones del municipio.Una de las bombas, que cayó al mar, fue rescatada por un pescador de Águilas, Francisco Simó, Paco el de la Bomba, que se hizo célebre al haber evitado una posible catástrofe.

Los vecinos se quejan de oscurantismo oficial, mientras la alcaldesa Antonia Flores, de 27 años, afirma que no se sabe toda la verdad y lamenta que la embajada de EE UU no haya tenido la dignidad de contestar el escrito entregado en enero del pasado año sobre la petición para acogerse al derecho de presentar reclamaciones.

Hasta ahora, según datos oficiales, se han invertido más de 150.000 dólares para la investigación del suceso. Las enfermedades y el riesgo por la contaminación dejada por las bombas constituyen un temor permanente entre estos vecinos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de enero de 1987