Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PUGNA EN PEKÍN

Fang Lizhi, un astrofísico conocido como el 'Sajarov chino'

Fang Lizhi, el vicepresidente de la universidad de Ciencia y Técnica de Hefei (China), destituido por su respaldo a las recientes protestas estudiantiles, es conocido por sus partidarios y detractores como el Sajarov chino Junto a Fang fue expulsado el presidente de la universidad, Guan Weiyuan (que ha sido sustituido por Teng Teng), pero fuentes del Partido Comunista de Hefei reconocen que el blanco principal era Fang.Conocido internacionalmente por sus investigaciones en astrofisica, Fang era descrito hasta hace poco en China como un modelo de científico y político mo derno. El 15 de diciembre, el principal órgano de propaganda chino para extranjeros, La Revista de Pekín, publicó una extensa entrevista con Fang, que había sido -originalmente editada por el periódico de -los intelectuales Diario de Guangming. En una entrevista anterior, Fang había instado a los intelectuales a "atarse los machos" y observó que el fermento intelectual es justamente lo que,el país necesita "en la presente era".

Pero todo cambió cuando el pasado fin de semana el líder Deng Xiaoping ordenó la purga de Fang. El Diario de Guangming en la primera línea de ataque, criticó a ese "pequeño número de miembros del partido... que se ven a sí mismos como algo especial... y se dedican fundamental mente a negar el liderazgo del partido con el objeto de desembarazarse de él".

Se trata de un lenguaje típico de la época de la revolución cultural, que se intensificó contra Fang desde el momento en que se anunció su destitución. "Fang Lizhi aboga por el liberalismo burgués, difama a los líderes del partido, niega los logros del partido en las últimas décadas y calumnia al sistema socialista. Lo que Fang ha hecho va en contra de los intereses fundamentales del partido, del pueblo y del tren de la historia", decía el comunicado que informó de su cese.

El director del aparato central de propaganda, Zhong Peifang, ha sido reemplazado, y rumores que circulan en Pekín afirman que el ministro de Cultura" Zhu Houze, y algunos de los más prominentes escritores son los próximos en la lista de purgas.

Todo esto ha tenido un. efecto, demoledor entre los intelectuales chinos, quienes durante años han sido instados a expresar sus opiniones, incluso sus críticas, en un nuevo movimiento de las Cien Flores. Ellos deben recordar ahora lo que pasó durante el primer movimiento, en 1956, cuando Mao Zedong invitó a los intelectuales a que hablaran libremente para iniciar después una purga de derechistas que provocó cientos de víctimas, muchos de los cuales no fueron rehabilitados en 20 años.

Rémora para la modernización

Si los intelectuale s son silenciados una vez más, ello podría significar una rémora para los planes chinos de modernización de la ciencia, la industria y las comunicaciones. Se necesitaría ahora un enorme,valor para sugerir una reforma cuyo modelo fuera Suiza, Estados Unidos o la República Federal de Alemapia, mientras arrecia una campaña en la que han sido explícitamente atacados todos los que se refieran a Occidente como modelo.Ante un crucial congreso del partido previsto para octubre próximo, Deng Xiaoping y sus partidarios deben asegurarse de que, cuando en las discusiones admitan que sus reformas económicas han causado problemas, como inflación, pérdidas en el comercio exterior o corrupción, sus adversarios no puedan inmediatamente achacar esos problemas a una debilidad en la contención del liberalismo burgués y de la influencia espiritual de Occidente.

Parece improbable que la actual campaña antioccidental que se vive actualmente en China se modere antes de octubre, ni siquiera teniendo en cuenta que Pekín puede necesitar insistir ante los inversionistas extranjeros en que todo sigue siendo absolutamente normal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de enero de 1987