Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:CLÁSICA

La 'generación del 27', desde lejos

La Orquesta de Cámara Española está compuesta por excelentes instrumentistas y a su frente, un valor tan destacado como Víctor Martín. Sin embargo, no acaba de encontrar ni tono ni estilo ni rigor.Ahí está su último programa del martes en el teatro Real, anunciado En tomo a la Generación del 27, sin más obra representativa de esa generación que las Tres piezas para orquesta de cuerda, de Rodolfo Halffter.

Claro que, por dificultades para tocar la Bachiana, número 9, de Villa Lobos, se coló, a modo de polizón, el más divulgado músico de la generación, Joaquín Rodrigo, Con la sencilla y bella composición Canzonetta.

Por lo demás, ni Turina, con la Escena andaluza -bien protagonizada por Pilar Westermeier- y la Serenata, ni Xavier Montsalvatge son veintisietistas.

Orquesta de Cámara Española

Obras de R. Halffter, Turina, Rodrigo, Montsalvatge y Falla. Solista y director: Víctor Martín. Viola: Pilar Westermeier. Teatro Real, 29 de octubre.

De todos modos, el éxito de la tarde fue para el músico gerundense cuyo Concierto para violín y orquesta 1 más 13, de 1975,, es un prodigio de conducción, ironía y élan lírico, y estuvo brillantemente tocado por Víctor Martín, como solista, y el conjunto de arcos.

En cuanto a la transcripción de dos números de El amor brujo de Falla -Pantomina y Danza del fuego-, situó la sesión á niveles de brasserie.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de octubre de 1986