Vincente Minnelli murió en Los Angeles mientras dormía

El cineasta, de 83 años, padecía una grave enfermedad respiratoria

El cineasta norteamericano Vincente Minnelli, autor de famosísimos dramas, comedias y películas musicales, murió en la madrugada del viernes, mientras dormía, en su casa de Los Ángeles (California), a los 83 años. Minnelli padecía una grave enfermedad respiratoria, que en los últimos 12 meses hizo necesario varias veces su internamiento en el hospital Cedars Sinai. Minnelli se acostó la noche del viernes y se durmió, para no despertar. Era padre de la explosiva estrella Liza Minnelli, fruto de su tormentoso matrimonio con Judy Garland, extraordinaria actriz e infortunada mujer que llegó a formar, junto a su marido, una pareja legendaria del Hollywood de la plenitud.

Más información

La muerte sorprendió a Vincente Minnelli mientras dormía. Detectó la agonía del cineasta su cuarta esposa Lee Anderson, que le hizo trasladar urgentemente al hospital; pero todos los intentos de reanimación del cineasta fueron inútiles. Había muerto.Cuando murió Minnelli, su hija Liza, que había pasado con él los dos últimos días, no se encontraba junto a él. Liza Minnelli había partido, unas horas antes, en un vuelo con rumbo a Paris.

Minnelli, uno de los cineastas más personales del Hollywood de los tiempos dorados, casi siempre ligado profesionalmente a los altos presupuestos de los estudios Metro-Goldwyn-Mayer, dirigió un total de 34 filmes, entre los que destacan algunas obras, musicales de extraordinaria originalidad y vigor, como Melodías de Broadway 1955 (The Band Wagon), con Fred Astaire y Cyd Charisse; Un americano en París (1951), con Gene Kelly y Leslie Caron; Brigadoon (1954), con Gene Kelly y Cyd Charysse, y Gigi (1959), con Leslie Caron y Louis Jourdan.

No menos singulares que sus musicales fueron sus elocuentes y refinados melodramas, obras de gran elegancia y empaque estilístico, como Cautivos del mal (The Bad and the Beautiful, 1952), con Kirk Douglas y Lana Turner; Dos semanas en otra ciudad (Two weeks in other town, 1962), con Kirk Douglas y Edward G. Robinson, y Como un torrente (Some carne running, 19 5 8), con Frank Sinatra, Dean Martin y Shirley MacLaine.

Un tercer apartado memorable de la obra de Vincente Minnelli son sus comedias, todas ellas de ritmo alado y algunas con secuencias verdaderamente antológicas. en los anales de este difícil género. Entre sus más célebres comedias; se encuentran Mi desconfiada esposa (Designing woman, 1957), con Gregory Peck y Lauren Bacall; Adiós, Charlie (Goodbye, Charlie, 1964), con Tony Curtís y Walter Matthau; El noviazgo del padre de Eddie (1963), y El padre de la novia (1950).

Tres de sus obras fueron galardonadas con un total de 16 oscars: Gigi, aun siendo uno de sus musicales menos inspirados, ganó en 1959 nueve de las codiciadas estatuillas, entre ellas las de la mejor película y mejor dirección; ocho años antes, Un americano en París obtuvo seis oscars, y en 1957,El loco del pelo rojo (Lust for life), que relata la atormentada vida del pintor holandés Vincent van Gogh, interpretado por Kirk Douglas y con Anthony Quinn en el papel de Paul Gaugín, obtuvo asimismo un oscar.

Minnelli rodó su último filme en 1977: Nina, que obtuvo poca resonancia, fue protagonizada por su hija Liza Minnelli, con Ingrid Bergman y Charles Boyer en otros papeles principales. Fue la muestra de su definitiva decadencia profesional. Desde entonces, el cineasta sobrevivió como una reliquia viviente de la edad dorada del cine norteamericano.

Se casé Minnelli con Judy Ganland en 1945. De ella se divorció en 1961. Volvió a casarse con la italiana Georgette Magnani, con la que tuvo una hija. Más tarde contrajo nuevo matrimonio con la yugoslava Denis Gigante, y, por último, con la periodista Lee Anderson, que fue quien estuvo a su lado en el momento de la muerte.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción