SANIDAD

Los nuevos precios de los medicamentos supondrán a la Seguridad Social un gasto de 7.000 millones de pesetas

Los nuevos precios de las especialidades farmacéuticas, que entraron ayer en vigor, supondrán para la Seguridad Social un gasto de 7.454 millones de pesetas, dado que es el principal comprador de productos farmacéuticos (el 80% de todo el mercado). El aumento promedio es del 3,65% y ha sido autorizado sobre el valor de la compra de la Seguridad Social en el ejercicio de 1984. El consumidor medio apenas notará esta subida, según fuentes de la Administración y del sector de la industria farmacéutica. Dicho incremento tiene por objeto contrarrestar el aumento de los costes no absorbidos por un incremento paralelo de la productividad, de forma que se mantenga el equilibrio económico y financiero del sector.

Los nuevos precios de las especialidades farmacéuticas fueron acordados por la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos el pasado mes de mayo y representan 4.400 millones de pesetas en precio de venta de laboratorio (PVL).La distribución del 3,65% tendrá en cuenta la evolución de los costes, las ventas y la productividad, y se instrumentalizará mediante tratamientos individualizados de las empresas solicitantes, con los que se persigue la reordenación y racionalización del mercado farmacéutico.

Se exigirán para ello, entre otros, los requisitos de que las empresas cuenten en sus vademécumes con especialidades de gran interés terapéutico o infravalorados. Para estas empresas irán a parar 1.206 millones de pesetas. Para las empresas que comercialicen presentaciones con PVL inferior al precio medio ponderado del mercado de Seguridad Social del año 1984, que es de 256,60 pesetas, se destinarán 1.080 millones de pesetas.

Las empresas que hayan incurrido en costes adicionales y significativos no compensables con incrementos de productividad se llevarán 1.507 millones de pesetas. Por último, percibirán 603 millones de pesetas las empresas que sus cuentas de resultados presenten situaciones claramente desfavorables por causas ajenas a la gestión.

Este aumento del mercado de la Seguridad Social es menor, sin embargo, que el producido en años anteriores, puesto que en 1981 creció el 9%; en 1983, el 8% y en 1984, el 4,3%. El sector de la industria farmacéutica suele solicitar este tipo de revisiones cada uno o dos años.

No todas las especialidades farmacéuticas experimentan el mismo crecimiento de precio. Las pautas se hallan según sean especialidades publicitarias y no publicitarias. En la actualidad, la Administración todavía no ha hecho el desglose por grupos terapéuticos del incremento propuesto del 3,65% de promedio.

Según cifras facilitadas por el Consejo General de Colegios de Farmacéuticos, el gasto global del Instituto Nacional de la Salud (Insalud) en prestaciones farmacéuticas creció en 1985 un 11,6% respecto a 1984, y el número de recetas se incrementó en un 1,6%.

En un nivel individual, el Insalud pagó ese mismo año 450 pesetas al mes por beneficiario, según las mismas fuentes. Dentro de estos beneficiarios, los pensionistas, por presentar un mayor número de enfermedades, muchas de ellas de carácter crónico, tienen un consumo superior que el de los trabajadores activos.

La industria farmacéutica, por su parte, facturó 285.360 millones de pesetas en 1985. Está considerado como un sector muy fuerte y el más importante dentro de la química española (el 12% de la producción). En el contexto internacional ocupa el quinto lugar europeo y el octavo mundial, con el 1,9% de la producción total.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS