Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU se prepara para convertir a Honduras en base militar permanente

Honduras juega un papel clave en la guerra contra Managua y la Prensa norteamericana ha denunciado que Estados Unidos piensa convertir en permanente su presencia en ese país, que ahora utiliza como campo de maniobras y portaviones destinado a servir como base para una eventual intervención directa contra Nicaragua.Dentro de este contexto, Washington está reforzando también todo su dispositivo militar del Comando Sur, con base en Panamá, y que integra a todas las fuerzas militares destinadas a operar en todo el Caribe y Latinoamérica. Los principales campamentos rebeldes están situados en la frontera hondureña con Nicaragua.

El diario The New York Times reveló que los militares norteamericanos comienzan a hablar de Honduras como de Corea del Sur, que se convertiría en una base permanente para "contener el comunismo" en la región.

Instalaciones militares

La construcción de nueve aeropuertos, carreteras, almacenes de municiones e instalaciones de radar y de comunicaciones para el espionaje son explicadas por el Pentágono como 'facilidades temporales para realizar maniobras".Un organismo del Congreso ha denunciado que esta presencia, de hecho permanente, ha sido lograda de manera fraudulenta por el Departamento de Defensa y no ha sido aprobada por el Parlamento.

El pasado mes de marzo el presidente Ronald Reagan autorizó el envío de 20 millones de dólares en ayuda militar de emergencia a Honduras tras conocerse un intento de invasión por parte de Nicaragua en persecución de combatientes de la contra. Habitualmente se ha estimado que la invasión de un país vecino por parte de las tropas sandinistas podría ser la justificación de una intervención directa de tropas norteamericanas en Nicaragua.

Honduras siempre ha negado oficialmente la presencia de la contra en su territorio, aunque al llegar al poder el actual presidente hondureño, José Azcona, prometió la apertura de una investigación para comprobar si las acusaciones hechas en este sentido por el Gobierno nicaragüense eran ciertas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de julio de 1986