Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argentina culpa al capitán del pesquero taiwanés y a Londres por el suceso del Atlántico

Argentina ha atribuido al capitán del barco de Taiwan ametrallado en aguas del Atlántico sur la responsabilidad por el suceso que costó el miércoles la vida a un pescador, y considera que tal incidente se debe a la decisión británica de establecer una zona de exclusión alrededor de las islas Malvinas."Las autoridades argentinas han actuado en ejercicio del poder de policía que les compete siguiendo las prácticas internacionalmente reconocidas respecto a la captura de buques infractores", dice el comunicado oficial del Ministerio de Asuntos Exteriores argentino, que aclara que el Chian Der 3 no fue hundido, sino que "quedó al garete", es decir, sin. gobierno.

El Gobierno del presidente Raúl Alfonsín lamenta la pérdida de una vida provocada por el ametrallamiento del pesquero, en el que también hubo un desaparecido, aunque insiste en que "la causa directa de este lamentable incidente ha sido la conducta irresponsable del capitán taiwanés por negarse a acatar la órdenes de las autoridades argentinas".

"Es indudable, además, que este y otros episodios se originan por la existencia de la llamada zona de protección ilegítimamente declarada por Gran Bretaña -en torno a las islas Malvinas- contra Argentina, al amparo de la cual un númeroconsiderable de flotas pesqueras de diversas banderas realiza una indiscriminada e irracional explotación de los recursos vivos del mar", prosigue el comunicado.

El Gobierno argentino señala que la zona de exclusión ofrece refugio a esas vastas flotas e insiste en que no renuncia "a sus derechos sobre las zonas marítimas sometidas a su jurisdicción", aunque indica que no tiene el propósito "de acentuar la tensión existente con Gran Bretaña".

Durante el incidente del miércoles otro pesquero taiwanés escapó de los guarcadostas argentinos al conseguir alcanzar la zona de exclusión británica. El Chian Der 3 fue alcanzado por proyectlies no explosivos tras una prolongada persecución. La tripulación del barco abandonó el buque cuando se encontraba en llamas. La declaración oficial indica que uno de los tripulantes resultó con heridas de bala aunque el que falleció pereció debido a un ataque al corazón. Los cuatro restantes heridos lo fueron por quemaduras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de mayo de 1986