El legado Cooper, con obras de Picasso y Gris, se exhibe desde hoy en el Museo del Prado

El legado de Arthur William Cooper, integrado por cinco Piezas de Pablo Picasso y Juan Gris, fue entregado ayer al Museo del Prado, la pinacoteca para la que fue donado a la muerte de Cooper, el 1 de abril de 1984. Las obras se exhibirán durante 15 días en el Museo del Prado y posteriormente pasarán al Casón del Buen Retiro, junto al mural Guernica. El legado consta de dos cuadros de Juan Gris - Violín y guirarra y Retrato de Germaine Raynal-, un óleo de Picasso -Naturaleza muerta con pájaros muertos-, la paleta utilizada por Picasso para pintar Les déjeuners, y el libro de igual título de Cooper.

Más información
Amigo de pintores

El contenido del legado del historiador británico residente en Mónaco llegó ayer a Madrid a primera hora de la tarde y fue entregado al Museo del Prado, donde, a partir de hoy, viernes, permanecerá expuesto al público durante 15 días. Dionisio Hernández Gil, director general de Bellas Artes del Ministerio de Cultura, explicó ayer que su departamento ha pagado 58 millones de pesetas al Estado de Mónaco en concepto de derechos de sucesión. Esta cantidad debía haber sido sufragada por el Museo del Prado, ya que esta pinacoteca, organismo autónomo desde el pasado año, es la destinataria del legado, legalmente recibido por el Gobierno español en abril de 1985.Desde esta última fecha, el legado ha permanecido en una notaría parisiense a la espera de que el Ministerio de Cultura español resolviera el pago de los mencionados impuestos sucesorios. Finalmente, según Hernández Gil, los 58 millones han sido abonados por su departamento. El legado ha sido valorado en 200 millones de pesetas, si bien cada una de las piezas que lo integran podría superar esta cantidad en el mercado. La tardanza del Gobierno español en pagar los impuestos sucesorios levantó fuertes críticas, por cuanto llegó a temerse que el legado no llegara al Prado. Hernández Gil asegura que el interés por el legado Cooper ha sido total y permanente, y que el retraso sólo ha sido debido a inevitables trabas burocráticas debidas fundamentalmente a la valoración de las cinco piezas a efectos fiscales.

Arthur William Cooper era patrono del Prado desde 1977, año en el que donó a esta pinacoteca Retrato de Josette, de su amigo Juan Gris. Las obras que ayer llegaron a Madrid están considerádas de gran importancia dentro de la historia del género cubista. Violín y guitarra, de Juan Gris, óleo de 81 por 60 centímetros, fue pintado en 1913. Retrato de Germaine Raynal, también de Gris, es un dibujo preparatorio del Retrato de Josette, de 267 por 215 milímetros, realizado en 1916. Naturaleza muerta con pájaros muertos, de Pablo Picasso, óleo de 46 por 65 centímetros, fue pintado en el verano de 1912 y está considerado como una de las mejores obras cubistas.

El libro Les déjeuners, escrito por Douglas Cooper, trata de la serie de dibujos realizados por Picasso con este mismo nombre. Es un ejemplar dedicado por Picasso con un dibujo original del artista. Finalmente está la paleta utilizada por Picasso para realizar los dibujos de Les déjeuners.

El Casón del Buen Retiro está siendo acondicionado para que el legado Cooper pueda ser exhibido en sus salas. La posibilidad de que estas obras fueran trasladadas al Museo Español de Arte Contemporáneo está totalmente descartada debido a que su incorporación al Prado es la condición fundamental impuesta por Cooper en su testamento. Gran amigo de Juan Gris, Cooper quiso que las obras del pintor madrileño fueran expuestas junto al Guernica, de Picasso.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS