Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:LOS ESPECTACULOS DE SAN ISIDRO

Velada europea de 'jazz'

Una brillante muestra del jazz capitalino y el fructífero encuentro del contrabajista David Thomas con el alemán Albert Malgestorff, abrieron el martes en el teatro Albéniz las jornadas patronales de jazz. La larga velada se abrió con la IV muestra de jazz madrileño. Cuatro grupos de muy distinta trayectoria y tendencia competían por el trofeo (150.000 pesetas y la grabación de un disco) que ganó brillantemente OCQ, que sumaría al galardón el accésit al mejor solista a uno de sus miembros, el multisaxofonista Valentín Álvarez. OCQ es una formación estable que ha superado la difícil supervivencia en la jungla jazzística madrileña. Llevan cuatro años tocando juntos y se nota.El quinteto de Richard Krull quedaría en segunda posición y su líder obtendría el accésit a la mejor, composición con Paisaje japonés. Kruli, pianista y compositor de acentuado lirismo, dirige una sólida formación, con solistas de envergadura (Marugan y Solano) y los eficacísimos Matchell y García como compañeros de rítmica. Los eurobrasileños de Batuque y los dixielanders de Rudy Arnistrong serían tercer y cuarto finalistas.

MÁS INFORMACIÓN

David Thomas, el contrabajista de Detroit, titular de la sinfónica de RTVE y protagonista de muchas noches madrileñas de jazz, se encontraría frente a Albert Malgestorff. Junto al trombonista, un viejo amigo, Wolfgang Tauner, eterno compañero desde que se encontraran en-el Atlantic Club de Sttutgart allá por 1972. El batería Ralph Hurner, impecable y potente, completaba la formación.

Malgestorff no es sólo el nombre que ha hecho en el trombón lo que nadie hiciera antes: tocar acordes, es decir, dar varias no, tas al unísono. Su acercamiento al instrumento es radicalmente nuevo y es un músico decididamente europeo, seguramente un expresionista alemán. Pero no debe asociarse europeo y de vanguardia con algún tipo particular de glacición. En la música de Malgestorff hay siempre una intensa tensión emotiva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de mayo de 1986