Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ALARMA NUCLEAR

Moscú reconoce que son seis los muertos y 35 los heridos graves por el accidente

El Consejo de Ministros de la Unión Soviética emitió ayer un comunicado en el que reconoce que seis personas han muerto por "quemaduras y radiaciones" a raíz del accidente en la central de Chernobil del pasado 26 de abril, y que el número de heridos graves asciende a 35.[Según otras fuentes, el anuncio del Consejo de Ministros de la Unión Soviética haría que el número de muertos por la catástrofe se eleve a nueve, dado que el primer anuncio oficial sobre los muertos en la catástrode, el día 29 -tres después del accidente- daba cuenta de la muerte de dos personas, al mismo tiempo que se indicaba que 204 personas habían sido hospitalizadas, 18 de las cuales se encontraban en estado grave. La agencia Novosti confirmó el pasado viernes la muerte de una tercera personas a consecuencia de las lesiones recibidas.]

Según el comunicado del Consejo de Ministros, difundido ayer por la agencia oficial Tass, en el transcurso de las últimas jornadas se han ampliado significativamente los trabajos de descontaminación del territorio que circunda a la central de Chernobil, el enfriamiento del reactor dañado se realiza de forma eficaz y continúa el trabajo de recubrimiento del bloque con hormigón.

El Comunicado, tras precisar que continúan las medidas medico-profilácticas entre las víctimas, señala que los niveles de radiactividad en Bielorrusia, Ucrania y Kiev "mejoran". En los distritos situados más allá de la zona de 30 kilómetros que circunda a la central se realizan labores agrícolas y las empresas industriales funcionan con normalidad.

Fuentes procedentes de Ucrania-Señalaron que en Kiev reina un ambiente de vacaciones que se conceden generosamente a todos quienes quieren tomárselas. Esas misma fuentes agregaron que hay colas, de hasta varios días, para comprar billetes y abandonar la ciudad. En la capital de Ucrania no hay dificultades para conseguir alimentos y se puede comprar vodka de forma mucho más fácil que en Moscú, dijeron.

En la capital de la Unión Soviética, por el contrario, pesan severamente las medidas antialcohólicas, que precisamente ahora cumplen un año de existencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de mayo de 1986