El Estado elevó elevó en 1985 sus gastos de personal un 15%, aunque redujo sus plantillas oficiales en mas del 4%

El Instituto Nacional de Estadística (INE) y el Ministerio, de Economía discrepan sobre el aumento del empleo público durante 1985, cifrado por el primero en 134.300 personas. Hacienda dice saber desde el año pasado cuántos funcionarios tiene el Estado y dónde trabajan. Pero también han aparecido amplias diferencias en sus propios datos: una reducción del 4% en las plantillas y un aumento del 15,6% en los gastos de personal. Los diversos informes encargados por el Gobierno para tratar de aclarar estos datos se mantienen bajo reserva.

El Gobierno se ha visto sorprendido por los resultados de la última Encuesta de Población Activa (EPA) realizada por el INE, según la cual el número de asalariados del sector público creció durante 1985 de 1.704.500 a 1.839.200 personas. Desde el año pasado creía saber exactamente cuántas personas emplea el Estado y dónde trabajan, por lo que le parecieron altas las estimaciones del INE. Un primer informe encargado para explicar el asunto daba que las plantillas de funcionarios y contratados del Estado y la Seguridad Social descendieron en 38.000 personas. Había 932.000 a finales de diciembre de 1984 y quedaban 894.000 al terminar 1985.Sin embargo, el volumen de gastos arrojaba una sombra de dudas sobre dichos datos. El Estado, según trascendió ayer, dedicó en 1985 a remuneraciones un 15,6% más que en 1984, casi el doble del 8,5% estimado oficialmente para cada empleado en las grandes empresas privadas y del 9% calculado por Estadística para toda la economía.

Contrastes

La cifra contrastaba igualmente con el 6,5%. de subida salarial presupuestada para los funcionarios, así Como con una reducción de plantillas que podría haber sido en el Estado superior a la resultante de contar también la Seguridad Social. Por no haberse cubierto toda la oferta pública de empleo, los trabajadores ingresados fueron menos que los acogidos ala jubilación anticipada y los transferidos.Las discrepancias estadísticas han sido tratadas por el Gobierno. Mientras que varios altos cargos de Economía se negaban por ello a ofrecer una explicación a este periódico, ha subdirector general se ocupaba de recabar datos en las adminístraciones periféricas para luego contrastarlos con el INE. Un trabajo que pocas cosas ha conseguido aclarar.

El INE basa siempre sus estimaciones en la media de cada trimestre. Pero sus cifras han sido consideradas hasta ahora muy fiables, pues parten de preguntar a todo9,los miembros de 180.000hogares. En una ampliación de las últimas, el INE contestó a. Economía que el aumento de empleo público durante 1985 tuvo el siguiente reparto: administración del Estado, 13.000 personas; Seguridad Social, 23.000; comunidades autónomas, 74.000; corporaciones locales, 37.200; empresas públicas, 4.500 personas.

Discrepante también con estas estimaciones, cuyo conocimiento por el Congreso de los Diputados ha elevado la confusión -suman un aumento de 151.700, superior al inicial de 134.300-, Hacienda ha pretendido elaborar cifras globales propias. Tras ponerse en contacto con las autonomías y los ayuntamientos, el aumento global de empleo detectado en las administraciones públicas apenas llega a la mitad de los 134.300 publicados por el INE. Pero fuentes de Economía dicen dudar de la fiabilidad de los datos que le han proporcionado las administraciones periféricas. La reserva de éstas es todavía mayor que la del Estado. Un redactor de EL PAÍS realizó una encuesta por escrito entre los responsables de estadística de las comunidades autónomas, y ninguno de ellos reveló sus datos.

Así, la única referencia detallada que ha podido obtener este periódico es la que aparece en el cuadro adjunto. No obstante, presenta también dos carencias inexplicadas: de un lado, en los departamentos donde bajan los gastos ha habido transferencias de funcionarios a las comunidades autónomas o traspasos a otras partidas del presupuesto; de otro, los criterios contables utilizados en 1984 y 1985 han sido diferentes. Los altos cargos de Hacienda llamados para que aclararan estos datos tampoco han contestado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 29 de abril de 1986.

Archivado En:

Te puede interesar

Escaparate

Lo más visto en...

Top 50