VI FESTIVAL INTERNACIONAL DE TEATRO DE MADRID

Tadashi Suzuki convierte 'Las troyanas' en un alegato antibelicista

Tadashi Suzuki, uno de los revulsivos teatrales más significativos de las últimas décadas, se encuentra en nuestro país. Este hombre, con una edad que él mismo reconoce indefinida y que oscila entre los 30 y los 60 años, se incorpora a la andadura del VI Festival Internacional de Teatro de Madrid. Presenta una nueva versión de Las troyanas, de Eurípides, convertida en un alegato antibelicista. Hace 12 años, este director de escena, programador, profesor, teórico teatral, tratadista, responsable del Festival de Teatro de Toga y director de la Suzuki Company of Toga (SCOT), realizó otra versión de la misma obra.

Más información

Para Suzuki, elegir de nuevo Las troyanas está íntimamente ligado con su deseo de rito ignorar la situación por la que atraviesa su país, Japon desde el final de la guerra mundial. "En la guerra de Troya murieron todos los hombres. Comparo con esta situación lo que pasaba en mi país al final de la contienda mundial, donde el 80% del territorio japonés había sido destrozado. Necesito poner especial énfasis en el hecho de que los japoneses hemos experimentado esa crueldad de la guerra. Es en este aspecto donde extracto una situación similar, y la centro en esta ocasión en el hecho de que son las mujeres las grandes perdedoras. Por eso he cambiado papeles masculinos a femeninos".En esta versión, Suzuki pone más énfasis que en la que realizara hace 12 años en que Dios no detiene las guerras, no evita el dolor que éstas producen. "El tema principal no es Dios, es la crueldad de la guerra, es la impotencia que se siente ante un desastre. En la estructura, si se produce un juego entre el pasado y el hoy, entre la fantasía y la realidad. Una huida hacia lo irreal. Son aspectos distintos el tema y la estructura".

Pero Suzuki no es sólo un director de teatro, es un generador de teatro, y a ello dedica 30 horas diarias. En 1966 construyó su propio teatro en Waseda (Tokio), el cual, a lo largo de una década, se convirtió en centro de la nueva escena teatral japonesa. Es la época en la que Suzuki empieza a causar sensación, a raíz de la puesta en escena de Las pasiones dramáticas, producción que deja perplejo al público por las cualidades revolucionarias en el terreno de la puesta en escena, así como por la interpretacion de Kakoyo Shiraishi, que desde entonces está considerada como una de las primeras actrices niponas y con quien acude en esta ocasión a Madrid.

Formación de actores

En 1972, Suzuki y Shirashi rompieron las fronteras de su audiencia nacional a raíz de su intervención en el teatro de las Naciones, de París, al que fueron invitados por el actor y director Jean-Louis Barrault, y desde entonces, el mundo teatral vuelve su mirada allá donde acude el binomio este director y su actriz.Este año se cumple el décimo aniversario de la fundación del teatro de Toga, desde donde Suzuki genera todo tipo de actividades teatrales, que repercuten en la escena internacional, especialmente en Estados Unidos, a través tanto del Festival Internacional de Teatro de Toga, dirigido por él, como, de la Escuela de Formación de Actores de Suzuki.

Esta escuela, creada por Suzuki, que recibe discípulos de todos los continentes, aplica el método del director japonés. En él se combinan aspectos del teatro contemporáneo así como profundos estudios de las artes escénicas japonesas, hasta el punto de que cuando trabajan en este sentido lo hacen empleando las lenguas arcaicas que se utilizaban en el teatro tradicional japonés de no y kabuki. EI metodo de Suzuki no está basado en la tradicionalidad, es una forma peculiar inventada por él, en la que se trabajan metodos tradicionales teatrales.

La SCOT, que sobrevive sin ningún tipo de subvención estatal y con dificultades económicas que resuelven con sus giras fuera del país, es una compañía joven (una media de edad entre 25 y 30 años). El trabajo que supone crear espectáculos, producirlos, organizar festivales, mantener una escuela de carácter internacional, es algo que asumen entre todos, hasta el punto de que constantemente intercambian funciones entre ellos. Para Suzuki, la compañía "funciona como una familia, sin jerarquías, pero sí con fuertes lazos afectivos".

La compañía japonesa, según informa Carmelo Martín, lo hizo su debú nacional la pasada semana en Canarias (Tenerife y Gran Canaria) con esta singular versión del drama griego Las troyanas, planteado como un alegato antibelicista contra la marginación de la mujer y crítico con la religión.

En su intervención en el III Festival Internacional de Teatro de La Laguna, antes de su participación en el festival de Madrid, la actriz Kayoko Shiraishi sorprendió por el dominio de su expresión y los diferentes timbres de voz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0006, 06 de marzo de 1986.