Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite Ramón Andrada, gerente del Patrimonio Nacional

Ramón Andrada, consejero gerente del Patrimonio Nacional, presentó el pasado viernes su dimisión al presidente del Consejo de Administración de la citada entidad, que en la actualidad es el marqués de Mondéjar, jefe de la Casa Real. La noticia fue confirmada ayer en la sede del Patrimonio. Andrada, que ocupaba el cargo desde 1981, fecha en que sucedió al general Fuertes de Villavicencio, expresó ayer su deseo, a través de la oficina de prensa del Patrimonio, de posponer posibles declaraciones sobre su gestión y sobre las razones de su cese.

Fuentes del Patrimonio Nacional, la entidad que gestiona y conserva los Reales Sitios, entre los que se hallan los de El Escorial y Aranjuez, señalaron que las razones de la dimisión de Andrada son personales, aunque no se ha especificado a qué responden. Andrada es arquitecto y tiene 62 años. En el Patrimonio indicaron ayer que el ex gerente de la entidad espera dedicarse ahora a su actividad privada.Es probable que el Consejo de Administración del Patrimonio se reúna hoy para estudiar la nueva situación y para proponer a un nuevo gerente, que podría salir de la propia composición actual del Consejo que preside el marqués de Mondéjar. La presidencia del Gobierno tiene que decidir el nombre del Sucesor. Los vocales son Julio Feo, secretario del presidente del Gobierno; Dionisio Hernández Gil, director general de Bellas Artes; Antonio Vázquez de Castro, director general de Arquitectura; Pilar de la Torre, representante del Ministerio de Hacienda; Rafael. Canogar, pintor; Armando de las Alas-Pumariño, secretario del Consejo, y Ramon Aguiló, alcalde de Palma de Mallorca. En este momento hay dos vocalías vacantes: la que desempeñaba el recientemente fallecido alcalde de Madrid, Tierno Galván, la que correspondía al abogado Eduardo García de Enterría, que presentó su dimisión a raíz de su procesamiento por supuestos delitos monetarios.

La noticia de la dimisión de Andrada tomó por sorpresa a los consejeros del Patrimonio consultados por este periódico. Según éstos, se abre una nueva etapa en la que el Patrimonio Nacional, que depende de la Presidencia del Gobierno, debe plantearse "la reforma crítica" de su estructura, que responde a objetivos y actitudes del pasado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de marzo de 1986