Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente Marcos fue un desertor, según los archivos de EE UU

El presidente de Filipinas, Ferdinand Marcos, al que las biografilas oficiales califican como .el mayor héroe filipino de la II Guerra Mundial" y "el soldado más condecorado en la historia de Filipinas", fue en realidad un desertor, según parecen probar documentos sobre las guerrillas filipinas hechos públicos por los Archivos Nacionales de EE UU. Entre sus numerosas hazañas de guerra, de la que más se enorgullece Marcos es de su papel como organizador y jefe de la Maharlika (los hombres libres), un grupo guerrillero de 9.200 hombres que supuestamente llevó a cabo intrépidas acciones de sabotaje y espionaje contra el Ejército japonés entre 1942 y 1944.Tras una exhaustiva investigación, el Ejército norteamericano llegó a la conclusión en 1948 de que "tal unidad nunca había existido".

Pasa a la página 6

El descubrimiento de documentos secretos, golpe al mito del heroísmo del presidente filipino

Viene de la primera páginaLos archivos nacionales de Estados Unidos han hecho pública recientemente una colección de documentos sobre las guerrillas filipinas desconocidos durante un cuarto de siglo que permiten por primera vez una valoración objetiva de la hoja de servicios de Marcos durante la guerra. Una investigación de seis meses entre 600 cajas y al menos un millón de folios de esta gigantesca colección permitió descubrir cuatro actas que contienen la historia completa de Marcos y su fuerza armada Maharlika.

Como todos los jefes de guerrilla filipinos al final de la guerra, Marcos solicitó en 1945 al Ejército norteamericano que reconociera a su unidad y que recompensara a sus miembros con pensiones de veteranos y el pago atrasado por el servicio prestado durante la guerra. Cuando las fuerzas japonesas vencieron al Ejército norteamericano y ocuparon Filipinas a principios de 1942, el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt prometió pagar atrasos y beneficios'a todas las guerrillas filipinas que resistieran a la ocupación enemiga.

En vez de recompensar a Marcos y a su Maharlika por heroísmo, las investigaciones norteamericanas y filipinas suscitaron serias dudas sobre su conducta durante la guerra. El Ejército norteamericano determinó que Marcos había "desertado" de su propio grupo y las posteriores explicaciones del que luego sería presidente filipino no fueron convincentes.

No.obstante, ello no impidió que Marcos construyera - paso a paso, durante 40 años- una imagen de heroísmo casi sobrehumano. Durante su rápido ascenso -de congresista en 1949 a presidente en 1965-, Marcos utilizó su influencia legislativa para procurarse más medallas, y la creciente reputación de su valor para escalar posiciones polítidamente.

Incluso ahora, cuando la campaña de Marcos a la presidencia ha entrado en su recta final -las elecciones son el 7 de febrero-, sus colaboradores han reavivado la retórica de su heroísmo en la guerra.

Sin embargo, la unidad de Marcos, en lugar de luchar contra el enemigo, pasó la guerra obligando a los campesinos filipinos a recoger fragmentos de metal y otros "importantes materiales de guerra para el Ejército y la Marina japoneses". Además, hay indicios de que el propio Marcos estuvo implícado n la venta a los japoneses de ese contrabando, en gran parte sustraído de las minas de oro de propiedad norteamericana.

Incluso las. guerrillas comunistas chinas y filipinas que soficitaron el pago de atrasos y los beneficios de los veteranos recibieron informes más favorables que la Maliarlika de Marcos.

Apenas 20 años después de la guerra, Marcos se convirtió, en palabras de un periódico al informar sobre el hecho, en el "soldado filipino más condecorado por su.valentía en acción". Con sus 28 medallas en la mano para atestiguar ese valor, Marcos lanzó su triunfante campaña a la presidencia en 1964, apoyándose. en gran medida en su hoja de servicios como héroe de guerra.

Su biografia oficial para la campaña, Por cada lágrima una victoria, aseguraba que, "sin las hazañas de Ferdinand, Bataan hubiera caído tres dieses antes. En realidad ( ... ) la contribución de Ferdinand Marcos (...) a la guerra fue de enormes consecuenciás para el mundo".

Protegido por la "intervención de fuerzas mágicas", Marcos salió indemne de las más sangrientas batallas, lo que le dio fama de hombre predestinado para la grandeza.

Es imposible reconciliar los reI.atos de heroísmo de los informes sobre la Maharlika elaborados por Marcos tras la guerra con el claro rechazo que se deriva de los documentos oficiales. Contra los 9.200 guerrilleros que Marcos reclama en su biografia de 1964, los 8.300 que menciona en 1944 el gen¿ral Douglas Macarthur o incluso los 1.830 incluidos en sus nóminas de pago, el Ejército norteamericano reconoce sólo 141 guerrilleros como integrantes legítimos de la citada unidad..

En general, los investigadores encontraron que la historia de la Maharlika estaba "distorsionada y exagerada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de enero de 1986

Más información