Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Apenas lo leí, le admiré

EL escritor mexicano Octavio Paz expresó ayer a EL PAÍS el enorme pesar que le ha causado la desparición de Juan Rullo. "Rulfo y yo pertenecimos a la misma generación, aunque nos llevamos algunos años de diferencia. Lo conocí en 1954, cuando yo volví a México tras algunos años de ausencia. Llegamos a hacernos muy amigos y yo, apenas lo leí, le admiré. Era un gran escritor", manifestó Paz. "Pertenecimos a la misma generación, la de los cíncuenta, en la que además llegamos a conocernos bien unos a otros"."Creo haber contribuido en algo a la difusión de la obra de Rulfo en el extranjero. Poco después de la publicación de Pedro Páramo, la revista norteamericana Evergreen Review publicó un número dedicado a la literatura mexicana titulado The eye of Mexico, en la que estaban incluídos entre otros, él y yo. En Francia pude escribir también sobre él en la revista Les Nouvelles, de Maurice Nadeau. Tuvimos además el mismo traductor".

"Rulfo tuvo siempre el interés y el deseo de expresar a ese México subterráneo, enterrado, que él supo ver. Seria imposible, sin embargo, entender a Rulfo sin relacionarlo con la novela moderna y la experimentación. Su narrativa es la consecuencia de la novela norteamericana y europea modernas".

Rulfo rastreó el subsuelo síquico de México, impregnado por imágenes ancestrales y por el erotismo vinculado a la religión, y ambos a su vez vinculados al mito. Tuvo la sabiduría de reflejar un paisaje simbólico, el paisaje de la muerte y el del infierno con gran originalidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de enero de 1986