Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las obras de la Almudena se reanudan después de 20 años

Poco más de una docena de obreros reanudó ayer las obras de la que será la catedral de Madrid, después de que la anterior fase de trabajos quedara paralizada en 1965. Ángel Suquía, cardenal arzobispo de Madrid-Alcalá, afirmó ayer que, al margen de las donaciones que puedan hacer las entidades privadas, confía en la ayuda de los madrileños para terminar las obras, que importan unos 1.000 millones de pesetas. Por ahora, los promotores cuentan sólo con 60 millones en tesorería y la aportación del Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, cifrada en 10 millones anuales durante cinco años

MÁS INFORMACIÓN

.Simultáneamente a la reanudación de las obras, paralizadas desde 1965 -aunque en 1969 se acometieron pequeños trabajos de la fachada del crucero de la calle de Bailén-, Ángel Suquía, presidente de la Fundación para la Culminación de la Almudena, presentó ayer a la Prensa la campaila publicitaria que tratará de sensibilizar a las entidades, las instituciones y los ciudadanos anónimos para que aporten donativos. El coste de las obras, si no hay nuevos retrasos, se cifra en unos 1.000 millones.

El cardenal Suquía afirmó ayer: "La reanudación de las obras no es idea mía, ni tampoco del antiguo patronato". Suquía mencionó los cientos de cartas recibidas que reclamaban la terminación del templo, lo que, unido a la buena disposición de las instituciones madrileñas, dio pie a que se reactivara con más fuerza que nunca el objetivo de su terminación.

El cardenal hizo un llama fmiento a las entidades e instituciones madrileñas, aunque recal có la necesidad de ayuda di los ciudadanos. Francisco Muñoz, contador del patronato -órgano director de la fundación-, declaró que en la campaña participarán figuras relevantes y populares madrileñas, o personas que se sienten como tales, entre ellas el alcalde Enrique Tierno, el filósofo Julián Marías, el futbolista Butragueño, el periodista José María García o la actriz Lina Morgan. Agregó que el propio cardenal enviará una carta a to- das las familias madrileñas.

60 millones en caja

Por ahora, la fundación sólo cuenta con 60 millones en tesorería y las aportaciones ya aprobadas del Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, de 50 milloz nes cada uno, repartidos en cinco años. La primera fase de las obras está valorada en 300 millones, pero, según Francisco Muñoz y el arquitecto Fernando Chueca, la intención inicial se basa en que si la respuesta de los madrileños es generosa la segunda y tercera fases comenzarán antes del fin de la primera. Los miembros del patronato presentes en la conferencia de prensa eludieron contestar a la pregunta de si una respuesta poco generosa de los madrileños se podría interpretar como un rechazo, o al menos indiferencia, de los ciudadanos ante la terminación de la catedral. Francisco Muñoz aludió a las excesivas cargas económicas que soportan las familias, y añadió que, en caso de fracasar la cuestación, se harían otras.

Fernando Chueca, coautor del proyecto definitivo, informó que sólo queda por terminar el 20 % del total de la obra, repartido en cuatro fases. La primera afectará a la fachada del crucero que da a la calle de Bailén, entrada al templo; la segunda, la fachada contraria, que mira al Campo del Moro; la tercera sería la cubierta del ábside; y la cuarta, la cúpula que rematará la intersección de la nave principal con el crucero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de octubre de 1985

Más información

  • El patronato confía en obtener de los madrileños la mayor parte de los 1.000 millones necesarios