Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Huelga general en Santaella, Córdoba, para protestar por la reforma agraria

La localidad cordobesa de Santaella, de 5.600 habitantes y con un término municipal de 24.000 hectáreas de extensión, realizó ayer la primera huelga general de 24 horas en sus cinco siglos de historia, en protesta por el criterio seguido por el Instituto Andaluz de Reforma Agraria (IARA), en la redacción del concurso convocado para la adjudicación de 5.000 hectáreas de tierra correspondientes a la segunda fase del plan de regadíos Genil-Cabra.

La orientación cooperativista y la ausencia de la razón de vecindad como argumento preferencial, han levantado las iras de los vecinos del pueblo, con su alcaldesa al frente, la socialista Rosa María León, que ayer, desde el balcón del Ayuntamiento y ante la práctica totalidad de los vecinos, lanzó duras acusaciones contra sus compañeros de partido en el Gobierno andaluz.

La respuesta de la población a la convocatoria realizada por la corporación fue unánime. Unicamente la farmacia y las panaderías, éstas hasta las diez de la mañana, abrieron sus puertas. Unos 3.000 vecinos del casco urbano -el resto de la población pertenece a las aldeas de los alrededores- se concentraron durante varias horas de la mañana en la plaza Mayor y recorrieron las calles del pueblo en manifestación, con gritos y pancartas dirigidos especialmente contra el consejero de Agricultura, Miguel Manaute.

Grandes propiedades

Únicamente el 15% de las tierras de Santaella están en manos de campesinos de la localidad, en su mayor parte pequeños parcelistas, según datos municipales. El resto pertenece a grandes propietarios de pueblos vecinos. Con este concurso -en opinión de la alcaldesa- se continuará repartiendo la tierra de Santaella entre forasteros y dejando sin ella, con el recurso del paro," a los jornaleros del pueblo.El plan de regadíos Genil-Cabra, es un primer gran proyecto de reconversión agraria que la junta está llevando a cabo en tres fases en la zona ribereña de dichos ríos y que afecta a más de 40.000 hectáreas de diez pueblos de Córdoba y Sevilla. Del mismo se han derivado grandes expectativas económicas, que explican toda esta movilización.

El Gobierno andaluz pretende desarrollar un primer ejemplo de cooperativismo agrario a gran escala, procedimiento, por otra parte, casi desconocido por los jornaleros de esta población. El Ayuntamiento pretende ahora extender contrarreloj el déficit de formación e información existente al respecto.

En esta segunda fase del plan, que afecta a 17.000 hectáreas, de las que sólo 5.000 fueron expropiadas para su distribuición, la junta invertirá 18.600 millones de pesetas. En el reparto de la primera fase se reservaron el 75% de las 1.500 hectáreas del término de Santaella afectadas, para los vecinos de la población. Esa es ahora la meta mínima que el pueblo pretende. En caso contrario, la propia alcaldesa ha anunciado que pasarían a otro tipo de medidas más drásticas, entre las que citó las ocupaciones de tierra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de agosto de 1985