Intelectuales españoles y africanos denuncian en Canarias el aislamiento cultural mutuo

Las I Jornadas sobre las Relaciones entre Canarias y África, que se celebran estos días en Santa Cruz de Tenerife y en las que participan profesores universitarios y diplomáticos españoles y africanos, han denunciado el profundo aislamiento cultural existente entre España y África. El encuentro ha sido organizado por la Caja General de Ahorros de Canarias y la universidad de La Laguna. Los intelectuales canarios han reaccionado ante esta precaria situación apostando por la conveniencia de un intercambio de ideas.

Raúl Morodo, que durante su paso como rector por la universidad Menéndez Pelayo extendió las actividades docentes de dicha institución a países africanos, en la sesión inaugural de las jornadas dijo: "Desconocemos la realidad compleja del continente africano, y a menudo cometemos la imprudencia de interpretar sus procesos con mentalidad eurocéntrica". Apuntó como medida para comenzar a enmendar este vacío la creación en las islas de un centro de documentación sobre África. Esta sugerencia fue acogida con agrado por la universidad de La Laguna y la mencionada caja de ahorros. El director general de esta última entidad, Quintín Padrón, declaró: "Canarias podría contribuir positivamente a la formación de profesionales y cuadros medios para África debido al buen nivel cultural y académico que poseen nuestras islas".Luis Beltrán, presidente de la Asociación Española de Africanistas, considera que "esta reunión ha permitido importantes contactos y ya se vislumbran ambiciosos proyectos para mejorar los lazos ,culturales". Abdalla Bujra, secretario ejecutivo del Consejo para el Desarrollo de la Investigación Económica y Social de África, indicó que Canarias podría desempeñar un papel destacado en el regacimiento cultural que vive Áfirica.

Los intelectuales canarios consultados por EL PAÍS reconocen que el archipiélago, a pesar de su proximidad geográfica con África, no ha sido capaz de establecer hasta ahora vínculos culturales duraderos con este continente. Sólo la pesca, el conflicto saharaui y unas incipientes relaciones comerciales son el escaso balance de esas esporádicas relaciones. Existen, no obstante, contados precedentes. El pasado.año, los asistentes al VI Coloquio de Historia Canario- americana, celebrado en Gran Canaria, propusieron al Cabildo de la isla y al Gobierno autónomo la creación de un instituto de estudios africanos en Canarias. En los últimos días se ha desarrollado en las islas un programa de actos correspondiente a una semana sobre el arte egipcio.

Desde hace tres años funciona el Centro Canario de Estudios, Amistad y Solidaridad entre los puebos de África, Amílcar Cabral, que ha editado 22 números de su revista, de corte africanista, La Sorriba. Su director, Francisco J. González Pérez, entiende que las islas "pueden contribuir con su bagaje cultural americano, europeo y asiático a la configuración del mosaico intercultural de África".

Despegados

El presidente del Premio de la Crítica, Domingo Pérez Minik, declaró: "Hemos vivido despegados de la cultura africana. Creo que como canarios, que vivimos en islas africanas, con tradición europea, debemos descubrir de una vez la cultura de nuestros vecinos". Andrés Sánchez Robayna, ganador este año de dicho premio enla modalidad de poesía en castellano, aunque admite que no existen intercambios culturales, "que serían deseables", manifiesta que "los escritores canarios del pasado han tenido conciencia de su latitud geográfica y de la proximidad africana". Cita en este sentido que el superrealista Agustín Espinosa llamó a Lanzarote "oficina africana" y que el pintor modernista Néstor de la Torre se imaginó un palacio del Atlántico que reuniera a todos los archipiélagos africanos del área macaronésica, incluido el canario."Aunque resulte paradójico, es verdad que no hemos desarrollado nuestra convivencia con un territorio cercano que estamos obligados a descubrir para avivar contactos en el futuro", declaró Juan Manuel García Ramos, vicedecano de la Facultad de Filología de la universidad de La Laguna y secretario de organización del próximo congreso de escritores de lengua española. La revista Liminar, que dirige él mismo, cuenta con una sección denominada Escrito en África que recoge traducciones de escritores de este continente.

Pablo Quintana, autor de La literatura africana, hoy, opina que "es inexplicable que España, junto con Luxemburgo y Mónaco, sean los únicos países europeos que han dado la espalda al florecimiento cultural de África".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 10 de mayo de 1985.

Se adhiere a los criterios de