Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Managua rechaza las condiciones planteadas por Misurasata

El diálogo iniciado el pasado mes de octubre entre la organización antisandinista Misurasata, que agrupa a los indios misquitos, sumos y ramas, de Nicaragua, y el Gobierno de Managua parece seriamente amenazada después de que los dirigentes sandinistas rechazasen un ultimátum lanzado por los jefes del grupo rebelde.

"El Gobierno nicaragüense no exige ni acepta ninguna condición" para proseguir el diálogo con Misurasata -que debía continuar el próximo fin de semana en Bogotá-, anunció el pasado martes un comunicado de la Presidencia de la República en respuesta a la amenaza hecha el domingo por el líder de Misurasata, Brooklin Rivera.

En unas declaraciones hechas en San José, Rivera advirtió que rompería las conversaciones si los sandinistas no ponían fin antes del 15 de enero "a la represión contra las comunidades indígenas de la costa atlántica de Nicaragua". Estas conversaciones tienen por objeto permitir la vuelta a Nicaragua de los cerca de 20.000 indios refugiados en Honduras y en Costa Rica desde la llegada al poder de los sandinistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de enero de 1985