Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fotógrafo Centelles, los pintores Caballero, Mompó y Genovés, y el escultor Lobo, premios nacionales de Artes Plásticas

El jurado dice que los galardones suponen una "recuperación histórica"

Los pintores Juan Genovés, José Caballero y Manuel Hernández Mompó; el escultor Baltasar Lobo, y el fotógrafo Agustí Centelles obtuvieron ayer los Premios Nacionales de Artes Plásticas 1984, dotados con un millón de pesetas. El jurado, formado por el director de Bellas Artes, un catedrático de Historia del Arte y cuatro artistas que fueron premios nacionales en pasadas ediciones, dijo que estos galardones suponen una "recuperación histórica" y un reconocimiento de la calidad de una obra. La edad media de los cinco premiados supera los 65 años.

MÁS INFORMACIÓN

"Hay artistas jóvenes ricos y artistas viejos pobres, y jóvenes pobres y viejos ricos", decía ayer un miembro del jurado, que estuvo formado por el director de Bellas Artes, Dionisio Hernández Gil; el catedrático Antonio Bonet Correa, los pintores Rafael Canogar, Lucio Muñoz y Manuel Valdés, y el fotógrafo Francesc Catalá Roca. Además de otorgar los cinco premios mencionados, este jurado pidió en el acta oficial una "reestructuración" de estos galardones que atienda, en primer lugar, a las figuras que tienen tanto una personalidad artística eminente como un peso histórico" en el arte español, para lo que sugiere "se limite el número de premios y se aumente su dotación económica con el fin de mantener el alto nivel con que fueron instituidos".El jurado pidió también en el acta oficial al ministro de Cultura que a "los artistas Jorge Oteiza, Ramón Gaya y Hernando Viñes se les concedan, atendiendo a sus relevantes méritos, las medallas de oro de las Bellas Artes en este año de 1984".

El pintor José Caballero, que ayer se encontraba trabajando en su taller como de costumbre, afirmó que le alegraba mucho este premio porque últimamente se había sentido un poco marginado. "Quizá este premio me vuelva a poner en órbita", declaró. Caballero, que nació en Huelva hace 68 años, tuvo inicialmente una etapa superrealista para evolucionar hacia una desintegración del objeto, hasta llegar a su supresión. El jurado decidió concederle este galardón por la significación de su obra a partir de las vanguardias históricas españolas. "Yo he sido un artista bisagra entre la época anterior a la guerra civil y la época posterior. He militado siempre en la vanguardia y por eso considero que la razón por la que el jurado ha decidido otorgarme este premio es justa".

El más joven de los premiados, el pintor Juan Genovés, valenciano, de 54 años, dijo estar sorprendido y no especialmente complacido con el premio. "Yo he luchado toda mi vida contra los premios", afirmó. "No creo en la competitividad en el arte. Pienso que la solución no es dar premios a los artistas que ya han logrado salir adelante, sino apoyar a los artistas jóvenes. Lo que debería hacer el Ministerio de Cultura es abrir galerías para que expongan los artistas jóvenes y desconocidos, proporcionarles una infraestructura sólida. No sé muy bien qué actitud tomar ante este premio, especialmente por los otros artistas que han sido premiados y a quienes respeto mucho. Si me lo hubieran dado sólo a mí, pensaría en no aceptarlo".

El fotógrafo catalán Agustí Centelles, de 75 años, que alcanzó la fama con sus retratos de la II República y la guerra civil, inició su profesión como reportero gráfico a los 16 años, colaborando en diversos medios informativos de la época. En 1934 empezó a trabajar por su cuenta. De 1939 a 1944 permaneció en el exilio en Francia, primero en los campos de refugiados de Argelés y de Bram, y luego corno ciudadano libre en Carcassonne.

A pesar de su edad, Centelles sigue ocupándose de su archivo, que en la actualidad consta de unos 9.000 negativos que corresponden a unos 5.000 temas distintos. El contenido de este archivo, aparte de una cierta utilización comercial, ha servido para ilustrar muchos libros de la historia reciente de Cataluña y para numerosas exposiciones del propio autor. De este archivo decía ayer el fotógrafo que quedará para utilidad pública en alguna institución histórica catalana, pero "me siento molesto porque las instituciones catalanas no han demostrado en ninguna ocasión el más mínimo interés por ello". Y añade: "No es una cuestión económica la que reivindico, sino el interés por la recuperación de un patrimonio gráfico como el que poseo a través de tantos años de continuada dedicación".

Centelles se mostró sorprendido y "ufano" por la concesión del premio, que le fue otorgado "por cubrir un espacio importante en la historia de la fotografía española y haber sido uno de los pioneros mundiales del nuevo concepto de reportaje gráfico".

Lobo y Mompó

El pintor valenciano, de 57 años, Manuel Hernández Mompó estaba ayer en Florencia preparando la exposición antológica de su obra, que se inaugura mañana en el Palacio de los Medici, cuando le fue concedido este premio nacional "por su constante y siempre renovada aportación de una poética personal enraizada en el Mediterráneo dentro del arte actual". Mompó es un artista que siempre se ha declarado individualista y que ha vivido en Holanda, Aravaca, Ibiza, Estados Unidos, Mallorca y Madrid, donde reside actualmente.Baltasar Lobo, escultor zamorano, de 74 años de edad, es quizá el más desconocido de los cinco artistas galardonados. Residente en París desde 1939, tiene en su haber muchas exposiciones en medio mundo y pocas en España. A la hora de cerrar ayer esta edición, Baltasar Lobo seguía en la consulta de su dentista, según informaba su esposa desde París. Lobo, que fue premiado por "la calidad plástica de su escultura y su papel en el ámbito del arte europeo como proyección de la inmigración cultural española", es quizá el más destacado exponente de esa "recuperación histórica".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de noviembre de 1984