Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Criterio desdibujado

¿Cuáles son los criterios que se siguen actualmente en España para la adjudicación de los Premios Nacionales en el campo de las bellas artes?En la nueva etapa democrática española se dio ya un paso, que debemos considerar como muy positivo, al otorgar este tipo de distinciones a las figuras más innovadoras de nuestro arte, y, más concretamente, a aquellas que hubieran realizado durante el año en curso algo concreto, una actividad o una exposición que demostrara de manera sobresaliente estas características de investigación o de ruptura.

El honor reservado a exaltar una trayectoria global era, por su parte, el de las medallas de oro de Bellas Artes. Creo que este criterio se está desdibujando paulatinamente, sin que se sepa ya con claridad en qué consiste la política oficial a este respecto.

Las diferencias de personalidad, situación, trayectoria y edad entre los premiados en la presente edición confirman lo dicho anteriormente.

Ausencias y presencias

Hay, en primer lugar, tres figuras históricas que merecerían haber obtenido sendas medallas de oro: Baltasar Lobo, José Caballero y Agustí Centelles, este último gran fotógrafo valenciano, cuya presencia significa la acertada inclusión definitiva de los nuevos medios con que cuentan las artes plásticas en el terreno reservado a las bellas artes.

Genovés y Mompó son genuinos representantes respectivamente de la figuración y de la abstracción españolas. Ambos artistas se dieron a conocer en los años sesenta y parecen encajar mejor dentro del sentido que debiera orientar a los premios nacionales, hasta el punto de que sus nombres sonaron repetidas veces entre los candidatos posibles de otras ediciones anteriores.

Con tres artistas oriundos de Valencia, un andaluz y un castellano, lo que también desequilibra anecdóticamente la proporción tradicional, pienso, en una primera valoración, no hace falta decir que de urgencia, que, sea como sea, el haber recordado a Baltasar Lobo, un excelente escultor siniestra y contumazmente olvidado en nuestro país, es lo más destacable de la adjudicación de los premios nacionales de este año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de noviembre de 1984