Pedro Almodóvar acapara varios premios en el certamen de cine de Valencia

La película siria 'Los sueños de la ciudad' consiguió la Palmera de Oro

El realizador español Pedro Almodóvar no sólo ha sido el primero de nuestro país que obtiene galardón en la breve historia de la Mostra de Cinema Mediterrani, cuya quinta edición se clausuró ayer por la noche en Valencia. Además se ha llevado dos premios: el internacional de la crítica, único, que se concedía por primera vez, y el segundo oficial del certamen, la Palmera de Plata, por su última, película ¿Qué he hecho yo para merecer esto?, protagonizada por Carmen Maura. La Palmera de Oro ha sido concedida al filme sirio Los sueños de la ciudad. La Mostra ha batido este año el récord de espectadores, con una cifra en torno a los 50.000

La Palmera de Oro, primer premio de esta edición de la Mostra, ha correspondido al filme sirio Les rives de la ville (Los sueños de la ciudad). Se trata de una película de larga duración (128 minutos), del joven realizador Mohamed Malas, en la que, desde la perspectiva novelada de una familia, se narran los avatares de la guerra y la paz en la ciudad de Damasco desde 1952 a 1958.En cuanto al tercer premio, la Palmera de Bronce, ha recaído en un filme del yugoslavo Rajko Grlic, ya veterano en la Mostra, a la que acude asiduamente, y que en su segunda edición, correspondiente a 1982, obtuvo el primer premio con Samo jednom se ljubi (Sólo se ama una vez). La película que ha merecido ahora la Palmera de Bronce es U raljama zivola (En las garras de la vida), una historia llena de ternura sobre una joven realizadora de televisión y el entrelazamiento entre su vida y la de la protagonista de la serie que dirige.

El jurado ha estado presidido por el realizador egipcio Salah Abu Seif, a cuya obra se ha dedicado una retrospectiva compuesta por siete de sus filmes más representativos. Lo integraban también el crítico libanés Ghassan Abdul Khaleh, el critico italiano Tullio Kezich, el músico yugoslavo Zoran Sinijanovic, el escritor español Juan Cueto y el productor de la misma nacionalidad José María Pascual.

Ni el actor Antonio Ferrandis ni el novelista griego Vasilis Vasilikós pudieron hacerse cargo al final de sus tareas como jurados, para las que inicialmente fueron nombrados.

El acta del jurado resalta este año que "el nivel de calidad de las películas presentadas en la sección oficial ha sido particularmente alto". En virtud de ello, además de los tres premios oficiales, ha concedido seis menciones. Supone un fuerte y significativo contraste con lo ocurrido el pasado año, cuando se declaró desierto el primer premio y el segundo fue otorgado ex aequo a la película italiana Amore Tossico (Amor tóxico), de Claudio Caligari, y a la yugoslava Nesro izmedu (Ni fu nifa), de Srdan Karanovic.

Seis menciones

La primera mención ha sido para la película griega Rembetiko, de Costas Ferris, por la música de Stavros Karchakos. La segunda, para la libanesa Leila el les loups (Leila y los lobos), de la realizadora Heiny Srour, "por su investigación histórica y la sinceridad con la que trata el problema de la situación de la mujer en las condiciones actuales del pueblo libanés y palestino".

La tercera, para el filme egipcio Lelel el kabd ala Fatma (La noche del arresto de Fatma), de Henry Barakat, por el guión de éste y Abdel Rahman Fahmi. La cuarta correspondió a la película yugoslava Balkansi Spijun (El espía de los Balcanes), de Bozidar Nikolic y Dusan Kovacevic, por el guión de este último. La quinta mención ha sido para el filme español Los motivos de Berta, de José Luis Guerín, por la fotografía en blanco y negro de Gerardo Gormezano.

Finalmente, se ha otorgado también una mención especial a la obra italiana L'armata ritorna (El general del ejército muerto), como obra primera del realizador Luciano Tovoli.

Los organizadores de la Mostra no ocultaban anoche su satisfacción por el hecho de que el jurado, que decide con independencia de la organización, haya galardonado una película española. Ello puede suponer una participación de realizadores españoles más asidua que hasta ahora en la sección oficial.

Lo cierto es que la decisión de participar en la parte competitiva del festival, que Almodóvar había justificado porque los valencianos "sois muy simpáticos" y porque así correspondía a la insistencia de los organizadores de la Mostra, se ha visto para él coronada con dos premios que se pueden proyectar en el éxito comercial del filme.

¿Qué he hecho yo para merecer esto? sólo se había exhibido hasta ahora en el pasado Festival de Montreal, donde no obtuvo ningún galardón. El estreno en nuestro país ha sido en la Mostra, y Almodóvar decidió además que la exhibición comercial comenzase también en Valencia a partir de hoy.

Ausencia de personajes

Por lo demás, y salvo la presencia de Fernando Fernán Gómez, a cuya obra se ha dedicado una retrospectiva en la sesión inaugural con algunas de sus películas más interesantes, y las de los actores Antonio Ferrandis y Carmen Maura y de Eloy de la Iglesia que presentó su película El pico II, la quinta edición de la Mostra ha estado marcada por las ausencias de personajes cinematográficos de primera talla internacional, con cuya asistencia se contaba en un principio.

A última hora, y después de haber confirmado en primera instancia que vendría a la clausura, Monica Vitti disculpó su asistencia. El ciclo de Nouvele Vague, con 35 películas de los más destacados directores franceses, que probablemente batió récords de asistencia, con un público en su mayoría con edades entre los 20 y los 25 años, tampoco pudo contar con la presencia física de la actriz Brigitte Bardot ni con la de los directores Jean-Luc Godard o François Truffaut.

Sí estuvieron, no obstante, la realizadora Agnés Varda -que se queja de lo poco conocida que es en nuestro país su obra, fundamentalmente por dificultades de distribución-, Henry Colpi y Marcel Hanoun.

El director de la Mostra, Françesc Carrasco, nuevo en el cargo tras los cuatro años que lo tuvo Josep Pons, se mostraba ayer muy satisfecho con los resultados del festival, pues las ausencias han estado en cierto modo contrarrestadas por la alta calidad de la sección oficial y las retrospectivas, así como por el alto número de espectadores y el funcionamiento de la organización, superior a anteriores ediciones. En cuanto a Mercafilm, el mercado cinematográfico que se ha inaugurado en esta quinta edición, Carrasco aseguró que "ha demostrado la posibilidad de funcionar con resultados económicos satisfactorios, y el año que viene iniciará su consolidación".

En las garras de la vida, la película del yugoslavo Rajko Grlic, que ha obtenido el tercer premio de la Mostra ha sido vendida para ser editada en vídeo. Ello demuestra que a través de la Mostra se pueden abrir canales comerciales al cine de esta nacionalidad, de una alta calidad media pero prácticamente sin comercializar en España.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS