Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FESTIVAL DE OTOÑO

Un excelente recital de José Rada

Una hora antes de comenzar el concierto centenares de personas habían formado ordenada cola para aguardar a la apertura de las puertas. Se veía que la iglesia de La Encarnación iba a resultar pequeña para contener a tan numeroso público, y así fue. Faltaron no sólo asientos, sino espacio material e incluso programas de mano. Luego, al calor físico se unió el del entusiasmo en torno al joven organista español, que había planteado un hermoso programa conmemorativo del cuarto centenario de Correa de Arauxo, con obras de este maestro del barroco español arropadas por músicas coetáneas de Aguilera de Heredia, Pablo Bruna y del Libro de Martín Coll.

Rigor estilístico

Obras de Aguilera de Heredia,

Bruna, Correa de Arauxo y anónimas.José Rada, órgano. I Festival de Otoño de la Comunidad de Madrid. Monasterio de La Encarnación. 27 de septiembre de 1984.

José Rada, al margen de cualquier aparato externo, se manifiesta con rigor estilístico y deja en sus interpretaciones el poso del artista sensible y el del intelectual estudioso. Nos había comentado con anterioridad las condiciones no precisamente óptimas del órgano de La Encarnación, pero se adecuó a ellas perfectamente, y la bella música escogida para su recital en el Festival de Otoño madrileño nos llegó con similares calidades en los Tientos más abstractos como en las virtuosísticas alusiones a gaitillas y batallas.Un excelente recital, seguido por un público heterogéneo y numerosísimo que viene a revalidar el interés del planteamiento de este ciclo de órgano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de septiembre de 1984