Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Jaime García Terrés, actual director

El poeta Jaime García Terrés, director del Fondo de Cultura Económica desde 1982, fue subdirector de la casa durante muchos años. Sus primeras experiencias en el campo editorial las tuvo como encargado de la revista México en el Arte, del Instituto Nacional de Bellas Artes, la misma que hoy dirige Francisco Álvarez. "Ahí entré en materia, entré en el ambiente de la producción de libros, entré en contacto con la tipograria, vi cómo se hacían las cosas, quiénes podrían ayudarme, etcétera". De Bellas Artes, García Terrés pasó a la Universidad Nacional, donde permaneció 13 años en el cargo de director de Difusión Cultural, donde tenía a su cargo la Revista de la Universidad y también toda la actividad editorial de la casa de estudios, más la imprenta universitaria.Esos fueron los años de oro de la Revista de la Universidad, en que se publicó a Octavio Paz, Carlos Fuentes, Juan García Ponce, José Emilio Pacheco, Jorque Ibarguengoitia, todos jóvenes promesas, y también a Juan Rulfo, Antonio Alatorre, Rubén Bonifaz Nuño, Elena Garro, Ricardo Garibay, Augusto Monterroso, Emilio García Riera, Carlos Monsiváis. La presencia latinoamericana estaba dada por escritores como Julio Cortázar, Álvaro Mutis y Gabriel García Márquez, que fueron colaboradores permanentes.

A Daniel Cosío Villegas, director del Fondo, lo conoció cuando tenía 10 años, como amigo de sus hijos. Fue discípulo de Alfonso Reyes: "Reyes fue mi mentor, por decirlo así, mi padrino de las letras. Yo lo conocí en 1940 porque fui especialmente a verlo. He hablado ya del libro que me dedicó y la forma en que me lo dedicó. Pero desde entonces se inició una amistad que no terminó sino hasta el día de su muerte". Conoció a Orfila en México, cuando llegó de Buenos Aires, donde era director de la sucursal del Fondo. "Cosío, Reyes y Orfila, tres grandes editores del Fondo, debieron enfrentarse a un páramo, pero lo hicieron con tal maestría que dominaron el páramo e hicieron posible la aparición de la colección Letras Mexicanas, en la que se dieron a conocer Arreola, Paz. Rulfo, Fuentes".

En el sexenio pasado, siendo García Terrés subdirector y director el historiador José Luis Martínez, se logró la recuperación de la editorial. El Fondo había ocupado el más destacado lugar en la edición cultural de México desde su fundación hasta la crisis que llevó a renunciar a la dirección a Arnaldo Orfila Reynal, en 1965, lo que dio lugar a la aparición de la editorial Siglo Veintiuno.

A partir de ese momento el Fondo vivió años tristes, de decadencia y constantes cambios en su política editorial, o a veces la falta de ella. Bajo la dirección de José Luis González el Fondo volvió a ocupar ese lugrar preeminente, y ahora, con García Terrés, la posición es clara, en medios culturales y comerciales y en todo el ámbito de la lengua española.

García Terrés recuerda que hace poco, cuando le presentaron al ministro de Cultura de España, Javier Solana, éste le dijo: "Resulta un doble placer el conocerlo, porque yo pertenezco a una generación educada en los libros del Fondo". Eso ha sido y es otra vez el Fondo de Cultura: la gran editorial de México para toda América.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de septiembre de 1984