Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Españoles en el Fondo

La llegada de los refugiados españoles a México en 1938 fue determinante para el futuro del Fondo de Cultura Económica. El mismo año que la industria editorial argentina recibía el mismo beneficio, y don Gonzalo Losada fundaba la editorial con su nombre, en México Cosío Villegas ya tenía creada desde hacia cuatro años la estructura editorialista para la oportunidad de la expansión. La inmigración española aportó entonces la mano de obra intelectual que esa expansión requería.En 1940 se formó la Casa de España, que compartiría el local con el Fondo. La editorial contaba con el trabajo de los españoles, fundamentalmente para la traducción y la selección de la obras con vistas a sú publicación. El diseño de los libros, su edición y su corrección estuvieron a cargo de un departamento técnico formado por cuatro españoles y un mexicano.

La incorporación de los exiliados españoles dio un impulso formidable al aspecto cultural. Uno de ellos, Javier Márquez, fue el brazo derecho de Cosío Villegas durante 10 años. En el departamento técnico se incorporaron, como precursores, Julián Calvo y Eugenio Imaz, y luego se integraron Sindulfo de la Fuente y Luis Alaminos, que avalaba su erudición llegando cada día con un gran cargamento de libros que le servían para justificar las correcciones que hacia.

La expansión

Otro erudito colaborador fue Agustín Millares Carlo. En esos años entró también al Fondo Joaquín Díez-Canedo primero como atendedor, para ascender más tarde con muchos esfuerzos a corrector de pruebas, a jefe del departamento de producción y, con el tiempo a gerente general de la casa. También se incorporó al Fondo otro hombre clave: Francisco Giner de los Ríos.

Según el historiador Enrique Krauzel "sin el arduo trabajo de los intelectuales españoles es imposible entender la expansión del Fondo. Hasta antes de su llegada, a fines de 1938, el Fondo había impreso sólo 16 libros, la mayoría traducidos por los miembros de la junta de gobierno o por Salvador Novo y Antonio Castro Leal. Pero los españoles se convirtieron en los irlandeses de esa acumulación originaria tle capital cultural. Unos, integrados directamente al Fondo; otros, en la labor de staff de encargados de sección o en la extremadamente mal pagado trabajo de traductores".

La serie de sociología estaba a cargo de José Medina Echavarría; la de economía, de Javier. Márquez; historia, Wenceslao Roces y Ramón Iglesias; política y derecho, Manuel Pedroso y Vicente Herrero; antropología, Juan Comas; filosofía, José Gaos, y música, Adolfo Salazar. Así de determinante fue la presencia española en el Fondo de Cultura Económica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de septiembre de 1984