Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reunión de la FAO recoge en sus conclusiones las tesis defendidas por España

La Conferencia Mundial de la Pesca de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) que hoy concluye en Roma, incluyó ayer entre las conclusiones finales de esta conferencia las tres principales tesis defendidas por España: empresas pesqueras conjuntas; vinculación, de los mercados internos a las facilidades de pesca que otorguen los terceros países, y referencia al derecho internacional en la vigilancia que se ejerza sobre las aguas propias.

Este último punto, que provocó un grave enfrentamiento la tarde del miércoles en la comisión de ordenamiento y desarrollo, hasta el punto de provocar un airado abandono de la misma por los representantes españoles, fue solucionado minutos antes del inicio del plenario final del congreso. Los esfuerzos de la dirección de la FAO por resolver este grave incidente antes de que empezara el pleno y los buenos oficios de México, facilitaron una solución heterodoxa de compromiso que da satisfacción a España.La comisión general, que entiende de los problemas de funcionamiento interno de la conferencia, se ocupó del incidente y tras una hora de discusiones decidió incluir en la redacción del informe final una nota a pie de página donde se dice textualmente: "una delegación afirmó la necesidad de asegurar que las medidas que se tomen para elaborar y establecer mecanismos prácticos de verificación del cumplimiento en las zonas económicas exclusivas deberían estar en conformidad con el derecho internacional".

La comisión general incluyó, asimismo, una nota a pie de página de Japón. Estas dos notas, las únicas que aparecen en el informe final, provocaron en el pleno de la conferencia, que tras cierto debate las aprobó, numerosas intervenciones posteriores de distintos países solicitando un trato similar.

El delegado francés no se opuso al compromiso

Hay que reseñar que el delegado francés en la comisión general no se opuso a la solución de compromiso, pese al grueso enfrentamiento con nuestro país en la tarde anterior.Este hecho se puede deber, según fuentes españolas, al temor de que el ametrallamiento de pesqueros españoles por la flota francesa, el pasado mes de marzo, pudiera ser aireado en un pleno al que asisten más de 150 naciones y medio centenar de organismos internacionales. La referencia al derecho internacional evita, además de la represión violenta a los infractores en las zonas económicas exclusivas, la utilización de fotografías aéreas como prueba de las transgresiones.

Con la oposición de todo el bloque socialista, y de alguna de las grandes potencias occidentales (Estados Unidos, Canadá, etcétera), el plenario aprobó, en el artículo 30 del informe final de la conferencia, una frase introducida por España en la comisión que dice que el comercio internacional de productos pesqueros entre países desarrollados "podrá expandirse si se aumentan las posibilidades de comercialización a cambio de oportunidades de pesca". Y en él artículo 21, en el que la parte española había introducido "la vinculación de acuerdos de acceso" a aguas de terceros países "a las oportunidades comerciales" en el mercado propio.

Los países del bloque socialista afirmaron que este criterio no figuraba en los convenios del mar de 1982 y que suponía transgredir su espíritu y su letra. Y a este respecto recordaron que la misión exclusiva para la que había sido convocada esta conferencia fue la de evaluar las consecuencias de aquellos convenios sobre la pesca y facilitar el desarrollo de este sector de cara a la alimentación mundial. Estados Unidos y Canadá se opusieron defendiendo la libertad de mercado. Pese a ello, las tesis españolas lograron prosperar y se han incluido en el informe final.

En diferentes artículos del informe y de las conclusiones, se ha incluido la fórmula española de empresas pesqueras conjuntas como método recomendado para acuerdos bilaterales de explotación de recursos pesqueros.

El plenario, entre continuas dificultades y protestas por la no correspondencia de los textos traducidos entre unos Y. otros idiomas, aprobó ayer todo el informe sobre estrategia de ordenación y desarrollo pesquero y diferentes planes específicos de acción. Por último, en esta sesión, Estados Unidos volvió a encontrarse en una situación comprometida al exigir la eliminación de un párrafo, referido al ejercicio de represalias comerciales, que aseguró iba contra las leyes de su país. Se pidieron votos afirmativos para la propuesta norteamericana; y sólo se alzó -entre el centenar y medio de delegaciones- la mano de la representante de Estados Unidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de julio de 1984

Más información

  • La Conferencia Mundial de la Pesca, que se celebra en Roma, se clausura hoy