Los sindicatos chilenos proponen que se cree una comisión patriótica de reconciliación para recuperar la democracia

El Comando Nacional de Trabajadores, que preside Rodolfo Seguel, respondiendo a una exhortación de la Iglesia, propuso ayer la formación de una Comisión Patriótica de Reconciliación Nacional, formada por personalidades indiscutibles de la vida nacional, con la misión de buscar un entendimiento para un pronto retorno a la democracia. La propuesta es una nota de esperanza contra la violencia de los últimos días. En la noche del viernes (madrugada en España), un atentado con bomba contra un autobús de carabineros causó la muerte de un miembro de este cuerpo y heridas de diversa gravedad a otros 11.

La propuesta sindical fue entregada al arzobispo de Santiago, Francisco Fresno, quien tiene ahora la responsabilidad de convocar a un grupo de personalidades, incluyendo a figuras del sector judicial, sindical, intelectual, político, científico, religioso y de las fuerzas armadas. De acuerdo a lo informado por Rodolfo Seguel, esta comisión debería estudiar en breve plazo las propuestas de redemocratización que hagan los diversos sectores y traducirlas en una o varias fórmulas que puedan ser presentadas al pueblo para que éste decida en forma directa.La proposición vino a poner una nota de optimismo en un ambiente cargado de violencia y de intransigencia por parte del Gobierno, frente a las demandas opositoras, canalizadas en la reciente protesta nacional del pasado martes. En la jornada murieron siete personas, tres de ellas menores de 15 años, producto de la represión policial.

En represalia, un comando extremista hizo estallar en la noche del viernes, en pleno centro de Santiago, una bomba bajo un autobús que transportaba a 25 carabineros, matando a uno de ellos e hiriendo a otros once, además de a cinco transeúntes.

Se trata del segundo atentado contra carabineros tras la jornada de protesta. El jueves, otro comando asaltó un cuartel policial y tendió una emboscada a un coche policial que los perseguía, hiriendo a tres carabineros y perdiendo la vida uno de los atacantes.

Simultáneamente, no han cesado los disturbios en diversas sedes universitarias, en Santiago, Concepción y Valparaíso, con un saldo de varios heridos y decenas de nuevos detenidos. Según informaron fuentes universitarias, se está preparando una huelga nacional estudiantil, la próxima semana, para exigir que se aclaren las muertes de estudiantes durante la protesta del martes y por la represión en los claustros.

Mientras tanto, en el seno del Gobierno se precipitó ayer una crisis de Gabinete que dejaría fuera al ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, y al de Economía, Andrés Passicot, aunque hasta el cierre de esta edición no se había concretado ninguna de las renuncias.

En medio de este clima enrarecido, el presidente Augusto Pinochet, ha hecho un llamamiento a la unidad y la cohesión de las fuerzas armadas en un discurso a altos oficiales de la Fuerza Aérea, que celebraban un aniversario institucional. "Las fuerzas armadas y de orden están indisolublemente ligadas a la suerte del Gobierno", dijo Pinochet, que les instó a "rechazar con decisión y energía los esfuerzos de nuestros enemigos internos y externos para ( ... ) romper la unidad entre las instituciones".

La Fuerza Aérea, por boca de su comandante en jefe, general Fernando Matthei, ha manifestado en diversas oportunidades su disconformidad con algunas políticas impulsadas por Pinochet.

Finalmente, el Gobierno abrió un nuevo frente al pedir la salida inmediato del país de la vicecónsul de Francia, Yvonne Le Grand acusada de haber sacado del país a un extremista de izquierda buscado por las autoridades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 31 de marzo de 1984.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50