Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La polémica sobre la permanencia de España en la OTAN

Serra deja a militares partidarios de seguir en la OTAN las iniciativas sobre la política de defensa interior y exterior

El reciente nombramiento del vicealmirante Fausto Escrigas como director general de Política de Defensa, acordado en el Consejo de Ministros del pasado miércoles, es el último ejemplo de la configuración en el Ministerio de Defensa de un nuevo equipo, formado por militares partidarios de la permanencia de España en la OTAN, y sobre el que recaen amplias responsabilidades en las iniciativas del ministerio, incluidas las referidas a la posible integración militar de España en la organización atlántica. Una fuente autorizada de Defensa asegura que "la decisión está prácticamente tomada, pero hay que explicarla con prudencia".

Los nombramientos de Defensa producidos tras la designación del almirante Ángel Liberal como jefe del Estado Mayor de la Defensa, están configurando en el ministerio un nuevo equipo de militares partidarios de seguir en la OTAN. El hecho coincide con un incremento de tomas de posición del Gobierno sobre la presencia española en la OTAN, que por ahora parece limitarse a exponer la dificultad de salir de la Alianza, como dice hoy el propio ministro Narcís Serra, mientras en la sede de la propia organización se da por seguro que la estrategia del Ejecutivo español está encaminada a lograr en referéndum un resultado favorable a la permanencia de España en la Alianza. Entretanto, unas 50.000 personas marcharon ayer de Madrid a Torrejón manifestándose contra la OTAN y la presencia militar extranjera en EspañaEn los primeros proyectos del decreto de reestructuración del Ministerio de Defensa, aprobado hace un mes, la Política de Defensa era un área directamente dependiente del ministro de Defensa. En el decreto finalmente aprobado, pasa a depender del Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), el almirante Ángel Liberal, cuya inclinación hacia la Alianza Atlántica es conocida desde hace varios años.El vicealmirante Escrigas, también favorable a la OTAN, según sus propios compañeros, es considerado hombre de confianza del JEMAD y, de hecho, su nombramiento se produjo por iniciativa del almirante Liberal. En medios castrenses considerados progresistas se ha señalado que la Armada es el colectivo militar de más clara inclinación proatlantista.

La Dirección General de Política de Defensa, de acuerdo con el citado decreto de reestructuración, "estudia y prepara los asuntos relativos a la Política de Defensa, tanto en su aspecto exterior como interior". Por ello, esta dirección se encargará de realizar estudios e informes que servirán para alimentar a los miembros del Gobierno que, en su momento, tendrán que tomar la última decisión sobre la integración militar o no de España en la OTAN.

De acuerdo con la reforma de ley Orgánica de la Defensa aprobada a finales del pasado año, "corresponde al presidente del Gobierno la dirección de la Política de Defensa", es decir, que la decisión final al respecto es competencia de Felipe González, si bien los órganos correspondientes serán asesorados por los informes procedentes de la Dirección General de Política de Defensa. En esa reforma, por la que se creó la figura del JEMAD, no figuraba entre las competencias de éste ninguna que hiciera referencia directa a su control o supervisión de la Política de Defensa.

El hecho de que las iniciativas en Política de Defensa, y concretamente en lo referente a la OTAN, hayan quedado en manos del denominado bloque militar del Ministerio de Defensa ya originó en su día comentarios desfavorables de un miembro del Gobierno a Narcís Serra. Fuentes oficiales del Ministerio de Defensa han señalado que Presidencia del Gobierno ordenó que ninguna dirección general dependiera directamente de los ministros, "y por eso hubo que acoplar la Dirección General de Política de Defensa bajo la Secretaría de Estado que nos pareció más oportuna".

A pesar de esta explicación, en medios próximos al almirante Liberal se ha comentado que el propio JEMAD, una vez nombrado para este cargo, insistió a Serra en la conveniencia de que la Política de Defensa fuera un área dependiente del jefe del Estado Mayor de la Defensa.

Hacia la integración militar

La posición del Ministerio de Defensa en relación con la integración militar en la OTAN no ha sido explicada nunca públicamente por las primeras autoridades del departamento, pero sí se han registrado varios hechos significativos respecto a esta cuestión. Los distintos grupos militares de trabajo de la OTAN envían continua información a los ejércitos españoles. Numerosos militares españoles realizan actualmente en el extranjero cursos de adaptación a los sistemas OTAN. Los tres ejércitos han iniciado su adaptación a la OTAN en las áreas de informática y normalización. Los sistemas de alerta y control aéreos ya están preparados para su conexión con otros países de la OTAN.

El último hecho en este sentido ha sido la difusión, a través de la Dirección General de Relaciones Informativas y Sociales de la Defensa (DRISDE), de una conferencia pronunciada por el general Eduardo Munilla, secretario general de Política de Defensa hasta el miércoles pasado. En esta conferencia, Munilla decía que "no es cuestionable la alineación de España, en forma clara y leal, con la Europa occidental", y que 9a situactón miandial y la europea no son propicias para que España pueda plaritear un referéndum".

Los maridos de los cuarteles generales de los tres ejércitos, en ocasiones de forma pública, se han inclinado en favor de la integración española en la OTAN, extremo que fue apuntado por el propio JEMAD en las primeras declaraciones tras su nombramiento. Mandos de los tres ejércitos han expresado,, a condición de no ser citados personalmente, su total convencimiento de que el Gobierno decidirá la integración militar de España. en la OTAN. "Todos nos estamos preparando para ello", aseguró un vicealmirante.

Sin embargo, en algún cuartel general, corrió en el de Tierra, existe incertidunibre por el hecho de que el Gobierno no hace pública su posición oficial al respecto. "Mientras no se produce esa decisión, no se puede materializar en concreto ni la Política de Defensa ni la Política Militar", asegura un teniente general.

No obstante, en ningún medio oficial u oficioso se ha especulado hasta ahora sobre la fórmula legal o política qu e utilizará el Gobierno para. materializar esa decisión y para presentarla públicamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de febrero de 1984

Más información

  • En los tres ejércitos se da por segura la integración militar en la Alianza Atlántica