George Shultz matiza sus críticas a los 'escuadrones de la muerte' salvadoreños

El secretario de Estado, George Shultz, ha sido más moderado en su crítica a los escuadrones de la muerte que otros altos funcionarios estadounidenses que visitaron El Salvador en fecha reciente, entre ellos, el vicepresidente, George Bush, y el subsecretario de Defensa, Fred Ikle. El jefe de la diplomacia norteamericana, condenó el terrorismo de derecha, pero elogió también los progresos hacia una democracia pluralista, y garantizó la ayuda militar necesaria para derrotar a la guerrilla.En el comunicado conjunto hecho público al término de su visita se señala la necesidad de, que el Gobierno salvadoreño realice "un franco esfuerzo por lograr el pleno respeto de los derechos humanos", pero Estados Unidos y El Salvador sólo pueden satisfacerse si termina la subversión comunista apoyada desde el exterior".

La oposición salvadoreña cree que esta terminología no hace sino confirmar que los requerimientos de Washington en materia de derechos humanos, son simples formulaciones para consumo interno.

Rubén Zamora, dirigente del FDR (Frente Democrático Revolucionario), ha declarado a este respecto: "Sabemos que Bush entregó al presidente, Álvaro Magaña, una lista de 23 oficiales comprometidos con los escuadrones de la muerte, que debían ser desplazados del país antes del 10 de enero. Sólo tres fueron enviados al exterior, a cargos diplomáticos. El día que sean encarcelados y condenados creeremos en las buenas intenciones de Washington".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS