Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tema del 'etarra' detenido en Costa Rica pierde fuerza por falta de pruebas

San José de Costa Rica

El ministro costarricense de Seguridad, Angel Edmundo Solano, declaró ayer a este corresponsal que en torno a la detención en San José del etarra Gregorio Jiménez Morales, alias el Pistolas, ha habido declaraciones políticas que 'tal vez no han sido convenientes". El ministro añadió que "los ingredientes políticos han sido más fuertes que los jurídicos".

Dos semanas después de haberse iniciado el asunto, y una vez que ha pasado al ámbito judicial, crece la sensación de que empieza a desactivarse por falta de pruebas la carga de profundidad disparada contra el Gobierno sandinista. Por primera vez los periódicos despacharon ayer el tema en páginas interiores.Sólo si se produjeran nuevas detenciones de otros etarras, algo bastante improbable dado el tiempo transcurrido, cabría sustentar ante el juez un cargo adicional por asociación ilícita. El ministro manifestó que todo el caso se ha apoyado en dos bases: la información facilitada por la policía española sobre actuaciones anteriores de Jiménez Morales, y "las declaraciones que el detenido hizo inicialmente ante la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS), y que luego no ha sostenido por recomendación de su abogado".

En torno a la declaración prestada ante la policía por el etarra, existe una controversia. Antes de regresar a España el diputado vasco de Herri Batasuna, Miguel Castells, insistió en que Jiménez Morales no había firmado otra confesión que la relativa al uso de documentos falsos. "No afirmó ni firmó ningún papel en el que reconociera haber sido enviado por ETA o por el Gobierno sandinista, o que ETA mantuviera relaciones con autoridades u organizaciones de Nicaragua".

Angel Edmundo Solano contradice esta versión. "Tuve a mi vista sus declaraciones y estaban firmadas por él. Sobre eso empezó a hacerse todo. Lo que sucede es que en el sistema judicial costarricense no tiene ningún valor probatorio lo que dice un detenido si no es en presencia de su abogado o ante el juez. Su defensor le ha recomendado que no admita nada de lo dicho. Yo en su caso hubiera hecho lo mismo. Ahora es cuestión de la DIS si puede o no mantener las acusaciones iniciales".

Admite el ministro de Seguridad que en todo este caso, "los ingredientes políticos han sido más fuertes que los jurídicos".

Al margen de las consecuencias que vaya a tener el asunto en el ámbito centroamericano, las declaraciones que hizo el presidente del Gobierno español, Felipe González, al término de su entrevistas con el comandante Borge, exonerando a los sandinistas de todo vínculo con ETA han causado serio malestar en Costa Rica. Para el presidente Luis Alberto Monge es evidente que González ha optado por Managua.

Durante una conferencia de prensa celebrada el domingo, al sur de Nicaragua, por el líder antisandinista Eden Pastora, éste puso en duda que el jefe del Gobierno español hubiera hecho unas declaraciones exculpatorias tan rotundas. "Lo lamento profundamente si es así", agregó. Dijo carecer de pruebas sobre un hecho de relación entre ETA y el Gobierno sandinista, aunque en una ocasión mientras él era viceministro de Defensa fue testigo de una entrevista de dos etarras con el comandante Bayardo Arce.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de septiembre de 1983

Más información

  • Malestar en San José por las declaraciones de Felipe González en torno a las conexiones ETA-Nicaragua