Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En 1983 se mantendrá el déficit en el 6%, del PIB

La economía española crecerá un 2% este año y el déficit público se mantendrá en el 6% del Producto Interior Bruto (PIB), según anunció ayer el ministro de Economía y Hacienda, Miguel Boyer, en la presentación ante el Pleno del Congreso del decreto-ley de 29 de diciembre sobre Medidas Urgentes en Materia Presupuestaria, Financiera y Tributaria. El responsable del equipo económico aprovechó su intervención para explicar el cuadro macroeconómico de 1983.Previamente, Boyer dio a conocer la dificil herencia -liquidación estimada de los Presupuestos de 1982- que ha dejado UCD a los socialistas. La economía española creció un 1,3%. el año pasado (todavía en junio la OCDE nos pronosticaba un 2,5%). El consumo privado creció un 0,2% y el público un 3,3%. La formación bruta de capital cayó un 0,4% y la demanda interior aumentó en igual porcentaje. Las exportaciones aumentaron un 3,5% y las importaciones disminuyeron un 1,2%. Respecto al déficit, se situó para las Administraciones Públicas en 1,2 billones de pesetas (se ha pasado en un año del 3,5% del PIB al 6%); en términos de caja, el déficit fue de 996.000 millones, con un incremento del 88%. sobre 1981, a lo cual hay que añadir, según Boyer, un déficit de 128.000 millones en la Seguridad Social y de 28.000 millones en los fondos para el desempleo, y una serie de créditos comprometidos para este año. La inflación en 1982 oscilará entre el 14,5%. y el 15%.

Una vez dibujado este cuadro, realmente negativo, Boyer afirmó que el margen de maniobra para el Gobierno con esta herencia y la situación internacional es muy estrecho, y que 1983, especialmente sus primeros meses, será un año malo. El Gobierno ha optado, dijo, por sanear la economía y prepararla para poder crecer más rápido que otros países cuando se produzca la reactivación internacional.

En base a estos criterios el Gobierno ha elaborado este cuadro macroeconómico para 1983: mantenimiento del déficit de las Administraciones Públicas en el 6% del PIB (1,35 billones de pesetas); crecimiento del 2% aumento del consumo privado del 0,6% y del público del 4,5%; caída de un 0,2% en la formación bruta del capital; aumento de la demanda interior en un 0,8%; inflación del 12% (diciembre sobre diciembre); incremento de las exportaciones en un 0,5% y disminución de las importaciones en un 1,5%.

En cuanto a orientaciones monetarias para el presente ejercicio, Boyer afirmó que las disponibilidades líquidas crecerán un 13% (con una banda de más/menos dos puntos); los activos líquidos en manos del público se sitúan en el 14,8% y el crédito del sistema financiero al sector privado en un 13,2%. El Gobierno piensa elevar la presión fiscal por lucha contra el fraude, mediante una nueva escala de retenciones que presentará en breve a las Cortes, por modificaciones impositivas en los impuestos de Tráfico de Empresas y Lujo y por recuperación de la renta de petróleos. Esta elevación de la presión fiscal la situó Boyer en un punto del PIB, con lo que pasaría del 13,4% actual al 14,5%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de enero de 1983

Más información

  • Miguel Boyer presenta el cuadro macroeconómico del Gobierno