El primer vehículo japonés fabricado en España salió ayer de la Zona Franca barcelonesa

El primer vehículo japonés con marca Nissan fabricado en España salió ayer de la factoría que Motor Ibérica tiene en la Zona Franca barcelonesa. Se trata del Patrol, un todo terreno que su fabricante considera idóneo para usos múltiples. El presidente de Motor Ibérica, Juan Echevarría; el conseller de Industria de la Generalitat, Vicent Oller, y el director ejecutivo de Nissan Motor Company vertieron sobre el vehículo el contenido de una botella de champán.

El proyecto de la compañía hispano-japonesa es fabricar un total de 4.000 vehículos de esta marca durante el año en curso, cantidad que es la legalmente autorizada hasta el momento. Motor Ibérica tiene programada la ampliación de su producción a razón de 15.000 vehículos Patrol anuales. La incidencia de esta producción en la cuenta de resultados de la firma, que viene arrastrando pérdidas en los últimos años, será, según Juan Echevarría, muy positiva, pues permitirá generar beneficios. De acuerdo con sus cálculos, la actual facturación de 42.000 millones de pesetas anuales se incrementará (con una producción de 15.000 vehículos) en otros 15.000 millones de pesetas, un 30% aproximadamente del total. Dado que actualmente la firma roza el umbral de rentabilidad, esta mayor facturación redundará en resultados positivos de explotación: "Esta inversión", insistió Echevarría, "es decisiva pues nos permitirá volver a colocarnos en la línea de beneficios en el plazo de un año". Hasta el momento, las inversiones en la nueva línea de producción totalizan 3.500 millones de pesetas, de los cerca de 8.000 previstos en el programa de fabricación conjunta del todo terreno Patrol y la camioneta Vanette. La expectativa de retorno de la inversión se emplaza a tres años vista.Auge de los 'todo terreno'

El porcentaje de nacionalización (parte del total fabricado en España) es actualmente del 60%, y se centra sobre todo en la componente mecánica, pues las planchas de carrocería se fabrican en Japón, si bien se ensamblan en España. Para finales de este año, se prevé elevar ese porcentaje al 70%, y al 85% en 1984.

Las condiciones de los procesos de fabricación del Patrol se han homologado a las del Japón, si bien el mayor perfeccionamiento tecnológico de las plantas japonesas permiten una productividad superior en un 20% a la de la Zona Franca: mientras que en Barcelona se requieren veintisiete horas/hombre para fabricar un vehículo, en la planta cercana a Tokio las horas invertidas inferiores en un 20%.

La decisión de fabricar este modelo de todo terreno, según explicó Juan Antonio Jordana, se tomó tras una encuesta a quinientos propietarios de vehículos de este segmento. Los resultados de esta investigación indicaron que el uso mixto del todo terreno (para trabajo y para ocio) había ido aumentando en los últimos años, del 40% en 1973 al 80% de los usuarios en 1980, y que este crecimiento se correspondía con el deseo de los consumidores de obtener mejores prestaciones para ambos usos.

El capital actualmente desembolsado de Motor Ibérica asciende a 7.200 millones de pesetas. Nissan Motor Company, la tercera empresa mundial del sector de automoción, ostenta el 54,66% del capital, desde que acudiera en abril del pasado año a la última ampliación de capital prácticamente en solitario. Su entrada en la compañía se produjo en enero de 1980, por la compra del 35,85% que ostentaba Massey-Ferguson. En opinión del presidente de Motor Ibérica, serán muy pocos los accionistas españoles que acudan a la ampliación de capital, que se hará en febrero, como ocurrió en la última ocasión, por lo que Nissan volverá a suscribir en su práctica totalidad esta operación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 27 de enero de 1983.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50