Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Unión Soviética desea activar su comercio con Estados Unidos

La URSS desea activar su comercio con Estados Unidos, siempre y cuando Washington no ponga barreras a estos intercambios. Así lo manifestó en Moscú, el pasado jueves por la noche, el presidente del Consejo de Ministros de la Unión Soviética, Nikolai Tijonov, en la cena de clausura del Consejo Comercial soviético-norteamericano, en el que han participado, durante los últimos días, unos doscientos hombres de negocios y funcionarios de EE UU.Tijonov abundó en los argumentos ya utilizados recientemente por el nuevo secretario general del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS), Yuri Andropov, que, en una de sus primeras intervenciones, lamentó los sucesivos embargos dictados por las dos últimas administraciones que han dirigido la Casa Blanca.

El jueves, Tijonov afirmó también que "las medidas discriminatorias, los intentos de dictar contra nuestro país diversas sanciones y los decretos de embargo" son un freno para el desarrollo del comercio soviético-norteamericano. El relevo en la secretaría general del PCUS no parece haber hecho desaparecer la vieja fórmula, favorita de Breznev: "los países que comercian entre sí no se hacen la guerra". Pero Moscú sigue mostrándose dolido y desconfiado por las últimas sanciones decretadas por Ronald Reagan como contestación comercial a la militarización polaca.

Temor a un nuevo embargo

El hecho de que Washington levantara el embargo contra los materiales y la tecnología norteamericanas destinadas al gasoducto siberiano, no ha dado confianza al Kremlin, que sigue temiendo que, en cualquier otra ocasión, EE UU vuelva a utilizar este arma.

En diversas ocasiones, los medios oficiales soviéticos han subrayado lo poco que serian de los norteamericanos. En defensa de esta tesis, la Prensa soviética ha esgrimido la no ratificación -durante la era Carter- de los acuerdos SALT II, así como los diferentes embargos decretados por la Casa Blanca desde la invasión de Afganistán, en diciembre de 1979. Los responsables del comercio exterior soviético han destacado estos días los beneficios mutuos que traería -tanto a la URSS como a EE UU- una recuperación de los negocios entre ambos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de noviembre de 1982