Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Recuperado un poblado medieval de Valladolid

Seis siglos después de su desaparición como núcleo vivo, han sido recuperados parte de los restos del poblado medieval de Fuenteunguillo, situado en Villalba de los Alcores (Valladolid), a unos treinta kilómetros de la capital. Aunque se conocía su existencia tanto por documentos procedentes del monasterio cisterciense de Matallán como por fotografías aéreas, hasta ahora poco o nada se había investigado en torno a este poblado.

El poblado de Fuenteunguillo nació a finales del siglo IX, en plena época de repoblación de la cuenca del Duero y fue abandonado a finales del siglo XIV como consecuencia de los estragos causados por la peste negra y las guerras entre Pedro I el Cruel y, Enrique de Trastámara y del empuje de las localidades colindantes, sobre todo Montealegre y Villalba de los Alcores.Los trabajos de recuperación, dirigidos por la arqueóloga Inmaculada Sáez y el catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Valladolid, Julio Valdeón, han sido realizados por treinta jóvenes integrantes de un campamento programado por la Delegación de la Juventud del Ayuntamiento de Valladolid.

Esta colaboración, que se realiza por primera vez, ha dado resultados positivos y va a ser desarrollada más ampliamente en el futuro, ya que permite utilizar los fondos que el Ayuntamiento vallisoletano destina a campamentos de jóvenes para llevar a cabo tareas de valor cultural y, a la vez, permite a los jóvenes iniciarse en el campo de la arqueología bajo la supervisión de expertos. El grupo de voluntarios no percibía ninguna compensación económica, pero el ayuntamiento corrió con los gastos de organización y manutención mientras que un particular cedió las instalaciones de una alquería para vivienda.

Las excavaciones llevadas a cabo han permitido descubrir la estructura de varias casas y los restos del castillo y de la ermita. En las inmediaciones de ésta han aparecido varios esqueletos humanos y también se han hallado vasijas, una moneda del reinado de Sancho IV, otra del siglo XVII y una punta de bronce que podría datar del año 1500 antes de Cristo. El rescate ha sido lento y trabajoso, ya que no existen las paredes de las antiguas casas y sólo se pueden recuperar los cimientos.

Los descubrimientos constituyen una importante aportación para la reconstrucción del tipo de vida de los pobladores de Fuenteunguillo, quienes, según estos indicios, tenían una economía muy primitiva, basada en el pastoreo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de octubre de 1982