Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un montaje de Lindsay Kemp consigue uno de los grandes éxitos del Grec-82

Una muy particular y brillante versión del Sueño de una noche de verano, de William Shakespeare, realizada por la compañía de Lindsay Kemp ha aportado al teatro Griego, de Montjuich, uno de sus mejores éxitos. El sueño... ha sonado de nuevo de la mano de Lindsay Kemp y David Haughton durante seis noches de verano en el Grec-82. Consiguió el mayor lleno de público de la temporada.

Desde su estreno, el pasado martes, hasta su última representación de anteanoche, el público barcelonés recibió con entusiasmo al legendario gnomo de Shakespeare, Puck, representado con gran acierto por el propio Lindsay Kemp, y a sus compañeros. Puck -"un poco Eros, un poco Sátiro, un poco Mercurio, un poco Demonio", según lo describe Kemp- se convirtió para los espectadores en el hilo conductor de un insólito Sueño de una noche de verano, en el que el acostumbrado barroquismo de la compañía de Lindsay Kemp no perturbó su personal y mágica expresividad.Tres años después de estrenar esta obra en Roma, la Lindsay Kemp Company parece haber encontrado en el teatro Griego, de Barcelona, el escenario idóneo para su Sueño de una noche de verano. Su versión de la comedia más lúdica de Shakespeare parece haber sido expresamente pensada para un escenario como el del Griego. Jugar con la comedia shakesperiana como pretexto para la creación del espacio escénico personal ha sido la intención de Kemp. En el marco del teatro Griego, su compañía consiguió sin ninguna duda la creación de una caja mágica en cuyo interior todo era posible. El espacio se convirtió así a menudo en agua y a veces en aire o fuego, elementos constantemente presentes en el escenario a partir del propio movimiento de los actores. La obra sirve a Kemp para este objetivo, al que ayuda la calidad indiscutible de los actores, de los músicos y del montaje.

Sólo once actores, además de un excelente equipo de técnicos, intervienen a lo largo de la obra, integrando cada uno de ellos diferentes personajes, excepto Puck, el gnomo, interpretado por Kerap. Acróbatas, payasos, malabaristas, cantantes o actores. Los componentes del grupo alcanzan, interrelacionándolas, las tres esferas de la comedia de Shakespeare. El mundo de la realidad aristocrática y legendaria representado en la obra por Teseo, rey de Atenas, e Hipólita, reina de las Amazonas; el mundo mágico de las hadas, del que forman parte la reina Titania y el rey Maebeth, con su servidor, Puck, y el mundo de los campesinos, y consiguen entrelazarse y sujerponerse entre sí. La acumulación de papeles en los actores la explica el mismo David Haugthon: "En parte, por curiosidad; en parte, por el placer de enmascararnos. De esta forma", añadió, "hemos explorado los contrastes recurriendo a dobles y triples papeles como medio de expresar diferentes avatares como aspecto en la única personalidad psicológica".

Realidad y fantasía

Los actores acuden así puntualmente al mundo de la realidad, y al de la fantasía, de lo consciente y lo inconsciente, representando en sí mismos diferentes aspectos de una sola realidad. Puck se deslizará dentro de ella para explicar a los espectadores su genuino sueño. En el gnomo recorrerá tierras, lagos y mares para encontrar el filtro del amor, que despierta hasta los más profundos deseos.En un tercer plano, el mundo de los trabajadores y de los cómicos contrasta con la esfera noble y fantástica de un universo que parece fluir al margen de ellos. A su cargo corre un sueño distinto, encaminado a ironizar en su cornedia, al igual que hace Puck, los entresijos y contradictorios elementos de la sociedad y del amor humano, contradicciones de las que, en último término, tampoco ellos escapan. Música y músicos, en una perfecta conjunción de grabaciones e interpretaciones en escena, merecen mención aparte en el montaje de Lindsay Kemp, donde gran parte de las obras musicales son originales del director de la orquesta, Carlos Miranda. Los músicos intervienen asimismo en el propio montaje escénico, interpretando en el grupo de trabajadores que, en el bosque, preparan una comedia para representar en la boda del rey Teseo.

Aspectos eróticos

Resaltan en la adaptación de la comedia de Shakespeare por el grupo de Lindsay Kemp los aspectos eróticos del original. El filtro del amor, arrebatado por Puck a la naturaleza, consigue establecer un cierto desorden o, si se quiere, un nuevo orden, donde las dormidas propuestas de heterogeneidad tienden a realizarse.El erótico gnomo llega a establecer un conflictivo juego, a veces sueño, a veces realidad, en el que las dimensiones de ambas esferas se confunden. La figura del adolescente hermafrodita que se disputan entre sí el rey y la reina de las hadas incide también en esta resaltación lúdica de la obra de Shakespeare. Entre la ingenuidad y el barroquismo, las piruetas o los efectos especiales, la Lindsay Kemp Company consiguió, sin traicionarlo, un nuevo sueño del sueño de Shakespeare.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de agosto de 1982